CincoSentidos

Boadella celebra a Cervantes

Que unos pícaros engañasen a todo un pueblo con un retablo inexistente sólo por el temor a pasar por alguien de dudoso linaje o con sangre judía parecería una situación absurda en la actualidad. En esencia, sin embargo, nada ha cambiado desde que Cervantes se burlara en el Retablo de las Maravillas de las convenciones sociales de la época. Albert Boadella se pone en la piel del autor de El Quijote para ver dónde hallaría hoy estos retablos.

'Ahora encontraría más retablos, porque hay más cretinos que entonces', manifestó ayer el fundador y director de Els Joglars en la presentación de El retablo de las maravillas. Cinco variaciones sobre un tema de Cervantes, que estará en cartel en el Teatro Albéniz (Paz, 11) de Madrid desde hoy hasta el 9 de enero de 2005.

Boadella señala dónde se hallan hoy estos retablos, en la cocina experimental, el arte de vanguardia, la religión y la política. El director teatral toma la trama de Cervantes, pero se permite algunas licencias, como colocar personajes de la Comedia dell'Arte. Los actores de la compañía se desdoblan en unos 50 personajes, una 'exhibición interpretativa', en palabras de Boadella. Algunos son fácilmente identificables, como don Josemaría, interpretado por Ramón Fontserè, que hace el agosto como intermediario religioso, pero también Felipe González o el pizzero José María. Políticos nacionales, porque de los catalanes ya están aburridos, manifestó.

El retablo de las maravillas se estrenó el pasado enero en Sevilla y fue ensayada durante seis meses, tiempo durante el cual la compañía experimentó y construyó con minuciosidad la obra, porque el público se lo merece, según Boadella.

Albert Boadella dirigirá en 2005 una obra sobre El Quijote por encargo de la Comunidad de Madrid dentro de los actos del IV centenario de la publicación de la primera parte de la novela de Cervantes.

El dramaturgo y director teatral avanzó ayer algunos detalles sobre el montaje, que no será una reproducción de la obra maestra. Su intención es 'hacer algunas cosas que tengan que ver con la visión actual sobre los restos, sobre lo que queda de Cervantes en España', explicó. 'No digo que no aparezcan quijotes, incluso femeninos'. Y añadió, 'las mujeres se han convertido en los nuevos quijotes'.

Boadella rechazó el pasado julio una oferta de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, para dirigir los Teatros del Canal, porque consideraba que no reunía el perfil para el cargo, pero la propuesta para participar en los actos del centenario de El Quijote, es algo distinto y después del retablo, aseguró, ya tiene la mitad del trabajo hecho.