Tribunales

Vitelcom reclama 50 millones de euros a Nokia por difamación

Vitelcom, proveedor de Telefónica Móviles, ha acusado a Nokia de difamación por su denuncia de que utiliza software sin pagar royalties a la multinacional, mientras que el consejero delegado de Nokia, José Luis Martínez, ha asegurado que "hemos intentado el diálogo hasta la extenuación". La empresa española considera que fue denunciada por el gigante finlandés con el objeto de dañar su imagen y en el marco de una guerra comercial en el mercado internacional.

En rueda de prensa, el presidente del fabricante español Vitelcom, Carlos Carrero, informó de que el pasado día 12 presentaron una denuncia contra Nokia en el juzgado de Pozuelo de Alarcón (Madrid), tal como habían comunicado, por el anuncio hecho por la multinacional finlandesa de que había emprendido acciones legales contra Vitelcom por el uso indebido de patentes en la fabricación de teléfonos móviles.

Carrero ha calificado de "difamación" la denuncia de Nokia y ha dicho que tiene un "claro componente comercial", ya que se anunció el día en que se reunieron en Madrid más de mil directivos de Telefónica y a las puertas de la campaña de Navidad.

Recomponer la imagen de la compañía

Ha asegurado además que el anuncio ha causado un gran perjuicio a la imagen de la empresa malagueña, por lo que exigen el pago de 50 millones de euros en compensación.

Ha explicado que la tecnología GSM y GPRS que utiliza Vitelcom no necesita el pago de patentes y que el sistema operativo que utilizan es propiedad de Vitelcom.

También ha afirmado que no tienen constancia de la denuncia de Nokia y que esta multinacional sólo se ha dirigido hace poco tiempo a Vitelcom, mediante un escrito, señalando que tenían que pagar patentes por utilizar algo "relacionado con redes" de Nokia y, seguidamente, la multinacional informó públicamente de que ha presentado una demanda en Düsseldorf contra Vitelcom por esta cuestión.

Carrero ha dicho que no podía precisar exactamente que es lo que reclama Nokia, ya que este tema lo lleva el departamento jurídico y todavía no conocen la denuncia.

Tecnologías abiertas, pero no gratuitas

El consejero delegado de Nokia, José Luis Martínez, ha afirmado por su parte que el hecho de que el GSM y GPRS sean tecnologías abiertas, no significa que no haya que pagar royalties a las empresas que lo han desarrollado, como es el caso de Nokia, y que al tratarse de tecnologías muy nuevas todavía quedan muchos años para mantener estos derechos y que lo mismo sucederá con la tecnología 3G.

Ha añadido que todos los fabricantes, incluidos Nokia, tienen que pagar estos derechos de uso, pues "es parte de los costes". Ha reiterado que Nokia cuenta con 23.000 trabajadores que, desde hace 10 años, se dedican a investigación, y que, sólo el año pasado, la multinacional invirtió 4.000 millones de euros en I+D, por lo que quiere un retorno de estas inversiones.

Ha comentado además que la corporación Nokia se ha dirigido en numerosas ocasiones a Vitelcom explicando la situación y solicitando negociar, y "nos han ignorado", pues sólo han comunicado hace unos meses que entrarían en contacto para hablar, "pero no han mostrado el menor interés" por lo que Nokia decidió poner la demanda en el juzgado correspondiente.

Una guerra comercial encubierta

El presidente de Vitelcom, Carlos Carrero, ha dicho que se trata de una "guerra comercial", debido a la buena posición que está teniendo en España y Latinoamérica, donde está como proveedor exclusivo de Telefónica con la marca de la operadora TSM, y por sus avanzadas negociaciones para abrir mercado en Francia, Alemania e Italia.

El consejero de Nokia ha señalado que Vitelcom no es competidor de Nokia ya que desde su salida al mercado ha seguido incrementando su cuota, y, además, los usuarios de Nokia valoran la marca y esto no sucede con Vitelcom cuyos móviles van dirigidos a otro tipo de usuarios.

Carlos Carrero ha recordado que Vitelcom es la única fábrica que tiene España de Telefonía Móvil, con una producción de cinco millones de terminales al año, de los que exporta el 70% para Latinoamérica y que este año facturará 300 millones de euros frente a los 210 de hace un año.