Bancarrota

Enron deja de negociar sus acciones y liquida sus últimos grandes activos

Enron, el gigante energético que se declaró en bancarrota hace tres años en medio de un enorme escándalo contable, ha dejado de negociar sus últimos títulos que se cambiaban de manos en un mercado electrónico.

Al mismo tiempo, la compañía ha comunicado a las autoridades reguladoras que completó la venta, por 2.110 millones de dólares, de su participación en el gasoducto Transwestern Pipeline y en las compañías Northern Plains Natural Gas y Citrus a CCE Holdings.

De esta forma, el plan de bancarrota presentado por la empresa se pone en marcha, y se espera que continúe con la venta por 1.250 millones de dólares de Portlan General Electric a Texas Pacific Group. Una vez que se complete esta venta Enron quedará tan sólo con una serie de compañías extranjeras en su cartera de inversiones.

Las acciones de Enron se negociaron hasta fines del 2001 en el New York Stock Exchange, de donde fueron retiradas tras la presentación de la bancarrota, y desde entonces se negociaban en el mercado electrónico Pink Sheets Quotation System con un valor de unos pocos centavos.

La empresa, que por años fue considerada un ejemplo para el resto de las firmas energéticas estadounidenses, se declaró en bancarrota a fines del 2001 en medio de un multimillonario fraude financiero.

El caso dio lugar a una serie de acciones legales contra altos ejecutivos de la empresa, entre ellos su ex presidente, Kenneth Lay, y el ex director general Jeffrey Skilling.

A principios de mes un directivo de Enron y otros cuatro de Merrill Lynch fueron declarados culpables por un tribunal de Houston, en el primer caso criminal derivado de la quiebra del gigante energético.