Operación

El Santander obtiene la última autorización para cerrar la compra de Abbey

El Santander ha obtenido hoy la última autorización que quedaba pendiente para adquirir Abbey, con la confirmación por parte del Tribunal de Justicia de Inglaterra y Gales de la reducción de capital que deberá acometer el sexto banco británico para cerrar la operación mediante el proceso de scheme of arrangement.

El grupo que preside Emilio Botín entregará a una acción propia y 25 peniques por cada título de Abbey. Los accionistas del británico recibirán además un dividendo especial de 6 peniques por título.

El procedimiento del scheme of arrengement implica que, previo al canje accionarial, se amortice la totalidad del capital social de Abbey y que la entidad emita a continuación el mismo número de acciones ordinarias a favor del Santander. El Tribunal británico autorizó el pasado día 8 el proceso y en una segunda vista, celebrada hoy, ha dado luz verde a su ejecución, con la "confirmación" de la reducción de capital, según informó hoy Abbey a la Bolsa de Londres.

En la nota remitida a la City, Abbey anuncia que el cierre de la operación sea efectivo mañana "poco después" de las 16.30 horas, según el horario en Londres (las 17.30, hora peninsular), con la consecuente suspensión de negociación de las acciones de Abbey en la bolsa de Londres y de Nueva York.

Para ejecutar el canje, el Santander emitirá más de 1.511,37 millones de acciones nuevas de 0,50 euros de valor nominal u 8,44 euros de emisión, lo que eleva el importe nominal de la ampliación a 755,68 millones de euros -12.756,02 millones si se incluye la prima de emisión-.

Abbey recuerda en su nota que las nuevas acciones del Santander se incorporará a Iberclear el próximo lunes, día 15 de noviembre, con la previsión de que puedan comenzar a negociarse el martes.

El Santander solicitará la admisión a cotización de las nuevas acciones en las cuatro bolsas españolas -de Madrid, Barcelona, Valencia y Bilbao- y en las extranjeras en las que cotiza -Milán, Lisboa, Buenos Aires y, a través de ADRs, Nueva York-.

El gigante financiero ultima también su regreso al parqué de Londres, donde espera volver a cotizar en el primer semestre de 2005, para facilitar la permanencia en el capital de los nuevos accionistas que se incorporen con el canje accionarial de Abbey.