Recurso

Los arquitectos recurren el plan de Gallardón para soterrar la M-30

El Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM) ha interpuesto un recurso contencioso-administrativo contra el proyecto de ampliación y reforma de la M-30 y ha solicitado la suspensión cautelar de las obras debido a la 'falta de instrumento de planeamiento urbanístico, la ausencia de información pública suficiente y veraz y la aceleración de los trámites'.

Así lo manifestó el decano del COAM, Ricardo Aroca, en una rueda de prensa donde aseguró que el proyecto 'debe ser objeto de una adecuada reflexión en todos los ámbitos y con los medios materiales, personales y temporales que sean necesarios para unas obras de tal envergadura'.

Según Aroca, el proyecto 'Madrid Calle 30' se ha desarrollado 'sin ser meditado lo suficiente y sin un consenso social de los madrileños'. 'Madrid no tiene prisa y lo que los habitantes quieren es que la Administración haga las cosas bien, cumpliendo las reglas y los plazos que normalmente exige a los particulares', añadió.

Posteriormente, el decano de los arquitectos madrileños insistió en que los proyectos de obras, tanto los que ahora se impugnan (zonas Norte, Este y Sur) como los que se avecinan (zonas Sur, Oeste y Norte), implican un cambio 'muy profundo' en la estructura de la ciudad en todos los niveles, 'que deberían de llevar aparejada una modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU)'.

En este sentido, el COAM considera que la actuación del Ayuntamiento modifica uno de los principales sistemas del PGOU, el sistema general viario, sin reflejar la coherencia de los cambios. Además, altera de manera 'drástica' todo el contenido de los estudios económicos-financieros, cambia la calificación del suelo con afección a zonas verdes e implica un cambio en el modelo territorial'.