æscaron;ltima

La lucha contra el blanqueo de dinero llega a las joyerías

Tiffany, American International Group y otras joyerías y aseguradoras serán el próximo grupo de compañías a las que Estados Unidos requerirá capacitar a su personal y revisar las transacciones con clientes para descubrir a los que blanquean dinero. Financial Crimes Enforcement Network, del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, planea aprobar una serie de medidas en las próximos semanas para extender las normas contra el lavado de dinero y financiación a terroristas incluidas en la Ley USA Patriot Act de 2001 que en un primer momento aplicaron a los bancos, financieras, casinos, operadores de casas de Bolsa y fondos mutuos.

El presidente George W. Bush firmó la ley 45 días después de los atentados del 11 de septiembre. A las joyerías y las aseguradoras les preocupa que tengan que incurrir en gastos extra para estudiar transacciones con un bajo riesgo de tratarse de lavado de dinero. Funcionarios judiciales quieren evitar que los terroristas utilicen otros negocios en los que se mueve mucho efectivo como alternativa después de que los bancos y casinos se sometieron a la ley.

'Conforme se endurezca el control en el sector financiero formal, los bancos por ejemplo, las personas buscarán acogida en otros lugares, e intentarán introducir dinero negro al sistema'', aseguró William Langford, director asociado de política regulatoria de Financial Crimes Enforcement Network. Las aseguradoras también tendrán que presentar al Gobierno informes sobre actividades sospechosas. 'Espero que ambas normas entren en vigor el mes próximo'', afirmó Langford.

Joyerías y aseguradoras son algunos de los sectores que el Congreso identificó como los más susceptibles al lavado de dinero. La agencia se ha centrado en aplicar el contenido de la ley a los bancos y casinos en primer lugar, y ha requerido tiempo adicional para 'definir el ámbito de los sectores que nunca habíamos regulado antes'', afirmó William Langford.

Las empresas tendrán que capacitar a sus trabajadores para que reconozcan transacciones sospechosas, nombrar ejecutivos que se encarguen de los programas y realizar pruebas independientes para comprobar la eficacia de los programas antilavado. La meta es identificar a los blanqueadores de dinero o terroristas cuando intentan que su dinero parezca legítimo.

Las joyerías y las aseguradoras han manifestado a la agencia que ésta no entendía sus negocios y que las reglas son demasiado restrictivas. 'Nuestra principal preocupación es que las normas no contemplen una actividad que supone un riesgo realmente bajo para el lavado de dinero', asegura Cecilia Gardner, directora ejecutiva del Comité de Vigilancia de Joyeros, un grupo que está informando a sus empresas acerca del lavado de dinero.

El Consejo Americano de Compañías de Seguros de Vida manifestó que la agencia se equivoca cuando cree que los traficantes de droga o terroristas pueden suscribir una póliza de seguros para una persona anciana o enferma 'y recoger los beneficios blanqueados cuando el asegurado muere'. 'El tomador del seguro debe tener un interés en mantener a la persona con vida'.

Los bancos quieren que la agencia incluya todas las industrias que proporcionan servicios financieros. Después de joyeros y firmas de seguros, el objetivo es incluir a consejeros de inversión, distribuidores de automóviles, agencias de viajes y agentes inmobiliarios.