Cincosentidos

Renovar un club selecto

El Club Financiero Génova, uno de los centros de negocios más emblemáticos de Madrid, amplía sus instalaciones. Con la llegada a la presidencia el pasado verano del jurista Juan Antonio Sagardoy, el club ha planificado una renovación de sus 3.400 metros cuadrados. Se trata de reutilizar el espacio y sacarle un mayor partido.

En la actualidad cuenta con un millar de socios. Según aclara Sagardoy, no se pretende aumentar el número de socios de una manera indiscriminada. 'El tope es de unos 1.200 socios, por lo que casi hemos llegado a nuestro techo. Captar nuevos socios no es prioritario. Vienen por generación espontánea' aclara. Dos terceras partes de los beneficiarios están apuntados de forma corporativa, a través de empresas, y el tercio restante son particulares, especialmente profesionales.

El proyecto de la junta directiva es cerrar la mayoría de las terrazas que actualmente están diáfanas en el club y que pueden sumar 1.000 metros cuadrados. A cambio venderán los 430 metros que disponen en la planta baja y que alberga el gimnasio y el gabinete de estética. En la zona de cerramiento de la terraza, ubicarán el nuevo gimnasio junto a la actual piscina, que ahora es al aire libre y que por tanto pasará a ser cubierta. Igualmente instalarán pistas de squash y el gabinete de estética.

Sagardoy reconoce que no tienen un presupuesto cerrado, pues el proyecto no está aprobado. Deben conseguir las licencias municipales, pero también los permisos de la comunidad. No obstante, el presidente del Club no cree que tengan muchos conflictos.

Como tampoco considera que vayan a tener problemas para financiar los obras. Contarán con el dinero que obtengan de la venta de los 430 metros que poseen a pie de calle en el mismo edificio. 'Ya tiene un par de novias', aclara. 'Por un lado, está interesado el Museo de Cera, adyacente al local, y también el Barclays cuya sede central está colindante'.

Pero junto a las nuevas instalaciones, en el Club Financiero Génova, que tiene un marcado matiz de centro de negocios frente a otros clubes de Madrid o de otras partes de España que poseen un mayor componente social, ampliarán su abanico de oferta cultural, e incluso empresarial, a sus socios, según explica Sagardoy.

Aumentarán sus actuales foros, no estrictamente de negocios, como el taurino, con otros de comunicación o deportivos. Sin olvidar el mundo de la empresa como el Foro de iniciativa y negocios, donde invitarán a embajadores, o de la empresa familiar.

CUATRO ACCIONES

Para ser socio hay que ser accionista. Sin embargo, no todos los accionistas son socios del Club Financiero. Además de poseer las acciones deben ser presentados por un socio y aceptados por la Junta de admisión. Un 20% del capital está en manos de no asociados. Existe una sociedad anónima, Propietaria Club Financiero Génova, dueña del inmueble, que lo alquila a la asociación Club Financiero Génova. Para pertenecer a la asociación hay que poseer al menos cuatro acciones de la sociedad anónima que dan derecho a tener un socio beneficiario. Con ocho acciones, tres beneficiarios; cinco con 12 acciones y con 16 acciones siete beneficiarios. Existe un mercado secundario entre los socios y con la asociación. Las cuatro acciones cuestan 6.010 euros, aunque el nominal es de 600 euros.