Cincosentidos

Gimnasia dulce para combatir el estrés

Liberar tensiones y reducir el estrés, combatir dolores musculares y articulares, adquirir una mejor presencia y una mayor confianza en uno mismo y concentración o, sencillamente, propiciar un mejor aprendizaje del golf son algunos de los beneficios que proporcionan técnicas gimnásticas como alexander, bodybalance o los más conocidos yoga dinámico y el método pilates, además de técnicas chinas como el thai chi y chincún. De ahí que cada vez tengan más adeptos entre las personas que sufren de estrés como es el caso de ejecutivos, empresarios, profesionales e incluso políticos.

Estas técnicas, llamadas gimnasias dulces, buscan el equilibrio entre la mente y el cuerpo y parte de su éxito radica en que 'son ejercicios menos agresivos para el cuerpo', asegura Francesca Zúñiga, directora de City Yoga. Y es que ahora 'nadie quiere machacarse en el gimnasio', puntualiza David García, profesor de pilates de Holiday Gym. A cambio se persigue un mayor bienestar interior muy demandado actualmente.

También está contribuyendo al auge de estos métodos las lesiones que han generado la mala práctica de otras gimnasias como el aerobic o el step, debido, en muchos casos, a la mala preparación de los monitores y a la falta de control de los alumnos por masificación de las clases, señala Javier Beseiso, fisioterapeuta y profesor de pilates de Wellness & Energy.

El cambio de mentalidad está trayendo también otros métodos de relajación como el tanque de flotación (muy afianzado en Reino Unido y Holanda), que proporciona el equivalente a cuatro horas de sueño al permanecer el cliente una hora en una cápsula con 600 litros de agua y 300 kilos de sal con música relajante.

Xavier Ortiz, profesor de alexander en el Centre d'Analisis Psicocorporal en Barcelona, asegura que con esta técnica el alumno aprende cuándo está bloqueado, cuándo respira mal y dónde se localizan sus tensiones. Y aprende también a desbloquearse consiguiendo mayor capacidad de decisión, autocontrol y presencia. De ahí que lo practiquen muchas personas que hacen intervenciones públicas. En el Reino Unido esta técnica tiene cobertura de la Seguridad Social.

Igualmente, los movimientos coreografiados con música relax del bodybalance, que incluye elementos de yoga, thai chi y pilates, son recomendadas para personas que no pueden ejercitarse en gimnasia dura, asegura Vicente Bayón, director técnico de Holmes Place. Entre sus beneficios destacan una mayor flexibilidad y tonificación muscular.

Por su parte, técnicas chinas como el thai chi y chi kung se basan en movimientos de artes marciales, muy suaves y lentos, que no requieren una flexibilidad especial, por lo que pueden ser practicados por personas de todas las edades.

Por el contrario, el yoga dinámico está indicado para personas de entre 20 y 45 años que estén más en forma, al incluir posturas más exigentes. En City Yoga aseguran que esta técnica la practican muchos hombres ejecutivos, publicistas y abogados.

La técnica pilates, una de las más populares, trabaja la conexión abdominal con el resto del cuerpo. Su ejercicio 'prepara para la vida diaria', asegura Beseiso, ya que enseña a sentarse, agacharse y a conducir correctamente. Más enérgico que el Alexander, se empieza a practicar tumbado para eximir a la columna vertebral de uno de sus enemigos, la gravedad. Después se vuelve a la verticalidad. Este técnica ayuda a moldear el cuerpo y mejorar la respiración y concentración.