Estados Unidos

El petróleo arrastra al Dow a un mínimo anual

Los bandazos en el precio del petróleo están marcando el ritmo a Wall Street. El barril de crudo West Texas, el de referencia en EE UU, llegó el viernes hasta 55,17 dólares, marcando un nuevo récord histórico. La reacción el Dow fue de un descenso del 1,09%, que llevó al índice al nuevo mínimo del año: 9.757,81 puntos. El balance semanal arrojó al final resultados opuestos. Mientras el Nasdaq mejora un 0,19%, el Dow Jones cede un 1,77% y el S&P 500 pierde un 1,12%.

El descenso semanal de los inventarios de combustible para calefacción ha vuelto a disparar el miedo a una escasez de suministro que no termina de materializarse. Pero, mientras, el crudo prosigue su ascenso imparable.

Las problemas pendientes de EE UU son muchos, como recuerda Standard & Poor's. 'El déficit por cuenta corriente de EE UU es del 5%, debido en parte a la disminución de los ahorros personales, que han caído desde cerca del 10% del PIB hace una década a tan sólo el 1%, y la pérdida de disciplina fiscal durante los últimos cuatro años. Combinado con otros factores, como la creciente dependencia del capital extranjero para fomentar la inversión doméstica y el elevado gasto derivado de las operaciones militares en Afganistán e Irak, la situación es un verdadero desafío para cualquier Gobierno, sea republicano o demócrata'.

La tensión llega al sector privado. 'La rentabilidad del sector corporativo de EE UU está máximos, gracias a un largo periodo de reducción de costes y restricción de inversiones. El crecimiento moderado, sin embargo, tendrá su efecto en las expectativas de beneficios. El escenario de baja inflación, poco poder de fijación de precios y crecientes costes de materias primas llevará a una creciente presión en los márgenes', explica Mellon Global Investments.

HONEYWELL

Paga en Bolsa unos resultados decepcionantes

Un crecimiento trimestral del beneficio del 8,1% no es suficiente para justificar compras en Bolsa. Honeywell ha aprendido esta semana la lección. El valor ha perdido cerca de un 6,4%, convirtiéndose en el peor valor del Dow Jones. El crecimiento no estuvo sólo ligeramente debajo de lo previsto, sin que se debió principalmente a la mayor venta de componentes de automóviles y aviones, dos industrias cuyas perspectivas a medio plazo están en entredicho.