Perdidas

AT&T paga con pérdidas millonarias su nueva estrategia empresarial

Los 5.820 millones perdidos en el tercer trimestre podrían parecer catastróficos, pero sólo es el peor resultado desde junio de 2002. AT&T ha vuelto a registrar pérdidas millonarias, esta vez por limpieza de activos.

La que fuera un día la mayor operadora de Estados Unidos sigue demostrando sus debilidades. Un cambio de timón en la estrategia empresarial ha vuelto a cubrir a AT&T de pérdidas multimillonarias, en este caso, de 7.120 millones de dólares (unos 5.820 millones de euros).

Aunque la cifra pueda parecer elevada, no son los números rojos más altos en la historia de AT&T. El récord lo registró hace poco más de dos años, cuando perdió casi 14.000 millones de euros en un solo trimestre, el segundo de 2002.

La razón del actual déficit está en la nueva estrategia que quiere implantar la compañía. La última vez que las ventas de AT&T crecieron todavía no había cambiado el siglo y corría el año 1999. Desde entonces ha encadenado 19 trimestres consecutivos de caída de la facturación, entre desinversiones y ventas de activos para intentar reducir la deuda y reenfocar el negocio. En verano volvió a plantarse un nuevo plan de choque para romper esta tendencia y anunció su retirada del segmento residencial. A partir de ahora, AT&T se centrará en los clientes corporativos, con un gasto muy superior a los particulares. Estos últimos usuarios, además, perdieron aún más atractivo tras una decisión regulatoria que penalizaba los intereses de la operadora.

Puesto que el consumidor residencial está fuera del foco de AT&T, los activos que estaban dedicados a proveer servicios a este colectivo han tenido que ser limpiados en el balance. El saneamiento total ha costado 11.400 millones de dólares, que son los causantes directos de las pérdidas.

La depreciación de activos, sin embargo, no ha tenido nada que ver con las ventas y éstas han caído un 12% en el trimestre. Por primera vez en dos años, los ingresos de los consumidores empresariales se han mantenido estables -no han caído-, pero sí lo ha hecho el resto de las áreas.

Previsiones cautas

Para el futuro, los responsables de AT&T aseguran que seguirán en la brecha, pero con previsiones de lo más cautas. Los ejecutivos consideran que la crisis no ha pasado y que el entorno sigue suponiendo un reto.

Para adaptarse al nuevo escenario, AT&T también a echado mano de los recortes de plantilla.

La operadora estadounidense ha asumido un cargo de 1.100 millones de dólares para cubrir los 12.300 despidos que se pretenden hacer este año.

Estos recortes servirán, según la compañía, para ahorrar 1.200 millones de dólares anuales, que se unirán a otros 700 millones que se dejarán de gastar en marketing en la división de consumidores.