Telefonía

Telefónica reduce al mínimo la factura por gestionar sus filiales en Latinoamérica

Telefónica ha comenzado a recortar las comisiones que cobra por gestionar sus filiales en Latinoamérica, en lo que supone una renuncia a la herencia de la época de las privatizaciones. En Argentina ha pasado de quedarse con el 9% del margen bruto a ingresar el 4% y en Perú acaba de cerrar un acuerdo en el mismo sentido.

La autorización data de los contratos de privatización de los ex monopolios de telecomunicaciones de los distintos países latinoamericanos y permite a Telefónica cobrar las denominadas comisiones de gestión a sus filiales por su aporte de conocimientos y saber hacer.

Y podría seguir haciéndolo durante años, según estos acuerdos, pero Telefónica ha decidido renegociar los contratos y reducir estos honorarios. La primera en romper la tendencia ha sido la filial argentina. Su renegociación ya ha terminado y el nuevo pacto contempla recortar más de la mitad las comisiones de gestión.

Hasta 2003, Telefónica cobraba como honorarios a su participada en Argentina el 9% de su margen bruto antes de amortizaciones e intereses. Tras la renegociación, ha recortado cinco puntos porcentuales esta cifra y, hasta 2008, facturará a Telefónica de Argentina un 4%.

Brasil es el único país que mantiene la comisión

TELEFÓNICA 3,56 0,68%

Una vez resuelto el contrato en el país austral, la operadora presidida por César Alierta ha iniciado el proceso en Perú. El consejo de administración de la filial autorizó, el pasado día 18 de agosto, a un grupo de ejecutivos para renegociar con la matriz el llamado acuerdo sobre la comisión de gestión. Y ello, a pesar de que el pacto no expiraba hasta 2014. Fuentes conocedoras de las negociaciones aseguran que, al igual que en Argentina, el objetivo es rebajar los honorarios, que en estos momentos se sitúan en el 9% del beneficio operativo antes de depreciaciones y amortizaciones. Después de dos meses de conversaciones, el acuerdo acaba de cerrarse y la reducción es sustancial.

Las mismas fuentes explican que se han tomado estas decisiones porque se considera que las filiales afectadas caminan ya casi en solitario, y que el aporte de tecnología y conocimientos que se hace desde la matriz española es limitado, después de una década de gestión.

Otra visión apunta a que la renuncia a parte de los ingresos por gestión supone un gesto hacia los países en los que lo ha hecho, que son justo dos donde hay cierta tensión con el Ejecutivo. En Argentina, Telefónica y el presidente, Néstor Kirchner, están en plena renegociación de tarifas y del marco contractual, y en Perú la operadora acaba de ver cómo su propuesta de renovar el contrato de concesión ha sido rechazada.

Con las comisiones por gestión mucho más reducidas, Telefónica se compromete más con la marcha de la empresa, puesto que los beneficios y su traslado en forma de dividendos se convierten en la principal fuente de ingresos. También es cierto que los fondos obtenidos vía dividendos hace mucho que han superado a los repatriados por comisiones de gestión.

La evolución es clara y muestra cómo se ha ido inclinando la balanza en los últimos años. Si en 2000, la comisiones por gestión superaban ligeramente a los dividendos, el año pasado éstos ganaron por goleada a aquéllos. Todavía no hay cifras de 2004, pero a buen seguro la diferencia será mayor, entre otras cosas porque Telefónica está viviendo su mejor ejercicio en cobro de dividendos, gracias a las contribuciones de Brasil y Chile. También afectará al desequilibrio la reducción de la comisión en Perú, puesto que este país ha sido en los últimos años el mayor contribuyente a las arcas de Telefónica por este concepto.

Una vez reducidas las comisiones de Argentina y Perú, al ex monopolio español sólo le queda el cobro a la operadora de telefonía fija de Brasil, Telesp. Allí la política es distinta y se basa en un porcentaje -el 0,2%- del beneficio neto, así que en caso de pérdidas la matriz se quedaría sin ingresos ni por comisiones ni por dividendos. Por ahora, no hay planes para reformar la comisión brasileña, claro que es la adquisición más reciente y data de 1998.

Repatriaciones

Telefónica computa tres vías de repatriación de fondos de sus filiales. Dos son puramente dinerarias, las comisiones por gestión y los dividendos. Otra es menos ortodoxa y la componen las devoluciones de préstamos y los intereses que regresan cuando las filiales cumplen con sus pagos a la matriz.