Agencia Tributaria

Hacienda retribuirá a los inspectores según el fraude que logren aflorar

La Agencia Tributaria retribuirá parcialmente a su personal en función de los objetivos que consiga en la lucha contra el fraude. Parte del sueldo irá ligado a productividad. La Administración abre un debate para endurecer las sanciones por delito fiscal y agilizar su tramitación.

El nuevo plan contra el fraude que Hacienda hará público en noviembre irá de la mano de una modificación en las retribuciones del personal de la Agencia Tributaria. Según explicó ayer el director de este organismo, Luis Pedroche, en el congreso nacional de inspectores de Hacienda, la intención de la cúpula de la Agencia pasa por que una parte del sueldo de los funcionarios se ligue en el futuro a los objetivos alcanzados. Hasta el momento, existe un pequeño complemento de productividad para los inspectores de tributos, pero es mínimo. Apenas alcanza los 1.800 euros anuales, y se suele conceder con carácter general.

La Agencia Tributaria quiere potenciar esa línea. 'Queremos que un porcentaje importante de la retribución vaya en función de los objetivos', insistió Pedroche. Según el director general, el nuevo sistema de pago no sólo afectará a los inspectores, el colectivo estrella de la Agencia, sino también al resto de la plantilla (subinspectores, agentes y demás funcionarios) para que 'todos se sientan en un mismo barco'. La medida fue acogida ayer con agrado por Ignacio Fadón, presidente de Apife (Asociación Profesional de Inspectores de Finanzas), pero no exenta de recelo. 'No sabemos todavía cuales serán los criterios que se utilizarán para medir la productividad', indicó.

Por el momento, la Agencia Tributaria reducirá los 172 indicadores de objetivos que hay en la actualidad a '10 ó 12, mucho más manejables', según avanzó ayer Pedroche. Además, no sólo se tendrán en cuenta los resultados cuantitativos como se hace ahora, según la cuota liquidada de fraude por cada inspector, sino otros más generales que primen la investigación de grandes tramas, aunque a corto plazo no se consigan objetivos palpables. 'Debemos sustituir el modelo de mera comprobación de impuestos, que está agotado, por el de investigación a contribuyentes que no pagan', dijo Pedroche.

El próximo año se aprobará una nueva ley de medidas contra el fraude

Endurecimiento de penas

Por otro lado, el director de la Agencia animó a los inspectores a abrir un debate en el que se recojan propuestas para una posible reforma de la figura del delito fiscal (aplicación de la vía penal para contribuyentes cuyo fraude detectado supere los 120.000 euros). Pedroche reconoció que está obsoleta, a pesar de los últimos cambios recogidos en el Código Penal. Prueba de ello es que muy pocos contribuyentes ingresan en la cárcel por delito fiscal. Maximino Linares, jefe del servicio jurídico de la Agencia, avisó ayer que el complejo proceso jurídico está provocando en los tribunales un embolsamiento de expedientes por delito fiscal. Propuso como alternativas, un endurecimiento de la pena máxima (cuatro años de cárcel) y la graduación de la misma, mediante tipos especiales, según la conducta delictiva.

Pedroche promete más personal

Ante el colectivo de Apife, Pedroche prometió más medios informáticos y reforzar la plantilla de la Agencia Tributaria (26.000 personas) para potenciar la lucha contra el fraude. Desde los años 80 en los que se incorporó un nutrido número de inspectores, la llegada de más personal ha sido mínima.

El problema que tiene el director general es la escasez de recursos con los que tradicionalmente cuenta la Agencia Tributaria. Y los Presupuestos del Estado para 2005 van en la misma línea. Por ello, Pedroche se verá obligado a pedir al vicepresidente Solbes un incremento de gasto adicional para su departamento o esperarse a 2006.