CincoSentidos

Christie's vende los lienzos que Toral considera falsos

Christie's volvió ayer con polémica al mercado de subastas español. Cristóbal Toral (Cádiz, 1940), a quien se atribuyen dos cuadros incluidos en el catálogo, solicitó a la casa de subastas que retirara las obras de la puja, al tener dudas respecto a la autenticidad de las mismas. Pero la casa se negó y ambas obras fueron adjudicadas anoche en Madrid. Por Manzana con flores e Interior con bodegón se pagaron 50.000 y 70.000 euros, respectivamente, muy por encima de los precios de salida, estimados entre 10.000 y 18.000 euros.

El artista pintó las dos obras entre 1987 y 1989. Los cuadros se vendieron hace 15 años por un precio tres veces superior al marcado de salida por Christie's, lo que hizo sospechar al artista. 'Los precios no tienen sentido porque teniendo en cuenta que vienen de Japón, sólo el flete aéreo de dos cajas de casi dos metros, los trámites de aduana, seguros y autorizaciones valen prácticamente más', comentó Cristóbal Toral a Efe. Toral considera que tomando como referencia otra obra suya subastada en Christie's el precio de salida no debería bajar de los 150.000 euros.

Christie's aceptó las obras antes del verano y las incluyó en el catálogo, tras contrastar la autenticidad con el galerista del artista que las vendió al cliente japonés. Ante la confusión generada, el consejero delegado de Christie's Ibérica, Juan Varez, dio por confirmado que las obras eran auténticas y salieron del taller del artista. Cristóbal Toral apreciaba, sin embargo, diferencias técnicas entre las obras que salían a subasta y las que según él pintó hace quince años.

Christie's esperaba que la subasta anoche de 92 lotes de arte español generara un movimiento superior a los 3 millones de euros. Entre las obras, destacaban dos bodegones de Juan van der Hamen y un cuadro de Zurbarán.

En otra subasta celebrada ayer en Madrid, un particular adquirió el arcón del ajuar de novia de Juana La Loca y Felipe El Hermoso por 1,1 millones de euros. En la sesión no encontraron comprador los dos bocetos de los frescos que Goya pintó para la ermita de San Antonio de la Florida, y que partían en 4,2 millones.