Petición

Las 'telecos' británicas exigen desgravar 4.850 millones de las licencias del UMTS

Las cinco operadoras de telefonía móvil del Reino Unido han llevado hasta el Tribunal de Justicia Europeo en Luxemburgo una petición para poder desgravar impuestos de 3.350 millones de libras (4.850 millones de euros) por el pago de licencias de móvil de tercera generación (3G) por las que pagaron cifras astronómicas en pleno boom del mercado de telecomunicaciones.

Según informaba ayer el diario Financial Times, la iniciativa sentaría precedente y otras operadoras europeas podrían seguir el ejemplo de estas firmas. Vodafone, Hutchinson, Mm02, One 2 One (T-Mobile) y Orange pagaron hace cuatro años un total de 22.500 millones de libras (32.600 millones de euros) por las licencias UMTS.

Estas compañías dicen ahora que la cifra incluía impuestos sobre el valor añadido y que se consideran con el derecho a reclamar ese dinero al Gobierno alegando que la mayoría de los negocios pueden deducir IVA de las tasas que cargan a sus clientes.

El departamento que regula este impuesto en Reino Unido ha subrayado varios puntos que deben ser clarificados por el Tribunal Europeo, entre ellos si la subasta de licencias de telefonía móvil UMTS debe ser considerada como una actividad de telecomunicaciones, tal como piden las operadoras.

El Gobierno británico dice que, según la sexta directiva europea sobre el IVA , en la que se basa la reclamación de las operadoras, no se califica a las autoridades publicas o los gobiernos como 'actividad económica'. Si este argumento triunfara, las compañías tendrían difícil que su reclamación siguiera adelante. Pero las operadoras de móvil tienen guardado un as en la manga y es que una parte de la misma directiva señala que los gobiernos pueden ser juzgados como 'actividad económica' si cubre uno de los 13 sectores industriales, incluido el de telecomunicaciones. El Tribunal de Luxemburgo también estudia en estos momentos otras reclamaciones de desgravación por el pago de licencias 3G por parte de operadoras en Austria, Alemania y España.