Deuda

La caída de ingresos por tabaco y carburantes dispara el déficit alemán

El Gobierno alemán aprobó ayer en Consejo de Ministros un presupuesto adicional para hacer frente al descubierto causado por una recaudación fiscal muy inferior a la calculada inicialmente y a un mayor gasto del departamento de Trabajo.

El presupuesto adicional contempla elevar el endeudamiento en 14.400 millones de euros hasta la cifra récord de 43.700 millones de euros. Según comunicó el ministerio de Finanzas, tan sólo 13.000 millones de euros corresponden a la caída de la recaudación fiscal, a lo que se suma la reducción de las ganancias del Bundesbank, el aumento de gasto por las reformas laborales y la 'situación insatisfactoria' en el mercado de trabajo.

El descubierto sea tan elevado, según los expertos, a la pésima evolución que se registró en la recaudación del impuesto sobre el tabaco y a los carburantes. Tanto los altos precios del tabaco como de los carburantes han conducido a una contención entre los consumidores.

Según los expertos, las nuevas cifras aprobadas podrían quedar ya obsoletas en noviembre cuando se conozcan los nuevos resultados de la recaudación fiscal.

Alemania había registrado su hasta ahora mayor déficit estatal en 1996, bajo el ministro de Finanzas conservador Theo Waigel. En ese año, el endeudamiento ascendió a 40.100 millones de euros.

El Gobierno no se han manifestado aún acerca de las repercusiones que tendrá este aumento sobre el porcentaje del déficit público respecto al producto interior bruto (PIB).