CincoSentidos

'El modelo europeo es el que encaja mejor con la globalización'

Jeremy Rifkin

Sociologo.Presidente de la Fundación de Tendencias Económicas

Jeremy Rifkin está en España para presentar 'El sueño europeo', una respuesta al modelo americano.

Se reconoce idealista al afirmar que los ideales y aspiraciones son necesarios para definir un modelo de sociedad. El sociólogo y economista estadounidense, Jeremy Rifkin, autor de superventas como El fin del trabajo y asesor del ex presidente de la Comisión Europea Romano Prodi presenta estos días en España El sueño europeo (Paidós, 2004).

Como hiciera el historiador James Truslow Adams en 1931 al nombrar por primera vez la ética del sueño americano, Rifkin articula en su nuevo libro 'el nacimiento del sueño europeo, más acorde con los nuevos tiempos de globalización' que el 'decadente modelo estadounidense basado en la acumulación material y el individualismo'.

Pregunta ¿Son tan diferentes americanos y europeos? ¿Cuáles serían los puntos principales de divergencia entre los dos modelos de valores?

Respuesta He estado durante los últimos 20 años viajando entre Europa y Estados Unidos y me tomó tiempo darme cuenta de que realmente sí que hacemos las cosas de una manera diferente y que no sólo es una cuestión de estilo. Estados Unidos está fundada sobre dos pilares de pensamiento, uno religioso y otro secular: el Protestantismo y la Ilustración. En los dos, la idea del individualismo es central. Europa tiene, sin embargo, una tradición más comunal. Pero es en la idea de libertad donde más se diferencian. En EE UU, la libertad es autonomía, movilidad, es confiar en uno mismo y saber que nadie va a cuidar de ti -no hay Seguridad Social ni sanidad pública- y que el trabajo duro tendrá recompensa. En Europa, la libertad pasa por la capacidad para relacionarse, por la inclusión y las conexiones entre comunidades.

P El mundo conoce el concepto del sueño americano. ¿Cuál es el europeo?

R El sueño europeo está emergiendo y es muy poderoso porque establece por primera vez una conciencia global. No está articulado y eso es lo que intento en mi libro. Europa debe aprender que tiene su propio sueño y que es más adecuado para la era de la globalización por su sentido de solidaridad y comunidad. El europeo se centra en la calidad de vida y en el estado de bienestar, que es un concepto colectivo del que no se habla en EE UU. Inclusividad, multiculturalismo en vez de asimilación, desarrollo sostenible, calidad de vida y defensa de los derechos universales serían las principales características del sueño europeo. Mientras, el americano defiende el crecimiento ilimitado y la ética del trabajo. Además, el sueño americano es profundamente religioso y patriótico; y el europeo es secularizado y con una identidad más repartida. Este nuevo sueño asusta a los europeos en vez de hacerlos sentir más confiados.

P Ese sueño ¿puede mantenerse desde el punto de vista económico?

R Muchos europeos no se dan cuenta de que en términos de calidad de vida Europa está mucho más avanzada en educación, salud, seguridad ciudadana, medio ambiente, ocio...

P Pero hay dudas sobre la sostenibilidad del Estado del bienestar.

R Los euroescépticos creen que haciendo reformas para liberalizar el mercado y seguir el modelo americano se solventan los problemas pero EE UU no ha crecido porque sus condiciones de mercado sean mejores, sino por el crédito. Salimos de la recesión de 1981 a 1992 concediendo tarjetas de crédito a todo el mundo. Es una recuperación basada en el consumo, en comprar y comprar a crédito, pero la economía está basada en arena, no tiene sustancia en su base, sólo deuda. El año pasado fueron más los que cayeron en bancarrota que los que se graduaron. Tanto el consumidor como el gobierno está endeudado. No es un modelo a seguir.

P Que el modelo americano haya fallado tampoco quiere decir que el europeo sea el correcto.

R Cierto, pero mi mensaje es que Europa tiene ante sí la gallina de los huevos de oro: la integración del mayor mercado interno del mundo. Lo que necesita Europa es una única red de transporte en 10 años, un único grupo de energía unificado en toda Europa en 10 años, una legislación más integrada... Y necesita establecer el inglés como lingua franca para los negocios.

P ¿Qué opina de las elecciones estadounidenses?

R En 35 años en Washington nunca he visto a una administración hacer tanto daño a los americanos y al mundo. Es peligrosa. Ahora bien, no creo que Kerry vaya a ser un gran líder para el mundo, pero es una persona madura. La política exterior no cambiará porque es extensión del sueño americano.

Los Estados Unidos de Europa

Para Jeremy Rifkin la clave del desarrollo económico europeo tiene sus raíces en su tradición comunal, en la habilidad de compartir y trabajar sobre acuerdos entre los sectores privado y público. Las compañías están más dispuestas a entablar relaciones y tienen mayor voluntad en formar redes comerciales globales.

La UE es hoy, con 455 millones de personas y 25 países, los Estados Unidos de Europa y el mayor mercado comercial interior del mundo. 'El problema es que se sigue comparando a España o Francia con Estados Unidos cuando se debería empezar a comparar Alemania con California'.

Europa tiene retos para hacer frente a su desarrollo económico como son el envejecimiento de la población. Aparte de la inmigración, Rifkin aporta como solución garantizar el cuidado universal de los niños y adelantar la escolarización a cargo del Estado para alentar la natalidad. Para la inmigración, otro reto que repercute también en la demografía, confía en la capacidad de los que llama la generación Erasmus para convertirse en emprendedores sociales que creen fórmulas para la integración.