CincoSentidos

La Copa América despliega hoy las velas en Valencia

Alas ocho de esta tarde un espectáculo titulado Entre cielo y mar de la compañía francesa Wiliwaw dará el pistoletazo de salida a las primeras regatas de la Copa del América que se celebren en el que será el mar sede del desafío de 2007. Un total de ocho sindicatos, nombre que reciben los equipos participantes, llevan ya varios días en Valencia (muchos, semanas y alguno incluso meses) preparando la competición que se celebrará durante los próximos 15 días. Aunque estas regatas no tienen trascendencia para lo que serán las oficiales que se celebrarán en 2007, sí que sirven de preparación tanto para las tripulaciones como para la ciudad que ha de acoger lo que se viene a denominar la fórmula 1 de la vela.

Tras unas primeras regatas que se celebraron en Marsella, a partir de mañana a las 12 del mediodía (siempre dependiendo de las condiciones del mar) los ocho equipos iniciarán lo que se ha bautizado como Valencia Louis Vuiton Act 2. Se trata de una serie de regatas en el formato match race (un equipo se enfrenta a otro y el ganador obtiene un punto). La intención de la organización es que todos los barcos completen una ronda enfrentándose entre sí. El ganador del acto 2 será por tanto el que haya obtenido más puntos durante los días de regata. Cada día habrá dos pruebas y finalizarán el día 12 de octubre.

Tras un día de descanso, los ocho barcos afrontarán el Valencia Louis Vuiton Act 3, que supondrá el final de la temporada de 2004. Serán cuatro días (entre el 14 y el 17 de octubre) de regatas en flota. Al final de los cuatro días de regatas se conocerá el resultado de los tres actos de la America´s Cup Class 2004 que se han celebrado este año (el de Marsella y estos dos de Valencia).

Esas regatas previas a lo que será la copa Louis Vuiton que se celebrará en 2007 y de la que saldrá el sindicato que retará al Alinghi en el desafío por la Copa del América, son una novedad en el programa de esta competición y suponen un nuevo aliciente para los equipos que preparan su participación en las regatas definitivas.

Aunque no están todos los sindicatos que posiblemente tomen la partida en 2007, poco a poco se irán incorporando nuevos equipos hasta alcanzar los 12 aproximadamente que espera la organización que estén inscritos en la Louis Vuiton. De hecho, a lo largo de 2005 y 2006 estos días de regatas similares a los que se van a celebrar en Valencia se repetirán en otras zonas de Europa. Italia será el próximo destino ya el año que viene y se está buscando base en el norte del continente.

Para Valencia estas jornadas suponen la primera prueba de cara al gran acontecimiento de 2007. Aún con instalaciones provisionales, el Puerto de Valencia ha sufrido una importante remodelación en su dársena interior en el puerto para poder dar espacio a los equipos, que arrastran muchísimo material. Con todo, la imagen de esta zona interior del puerto valenciano aún tiene que cambiar mucho para las pruebas definitivas dentro de algo más de dos años.

Y al mismo tiempo, la ciudad también tendrá que prepararse para este evento que se prevé deje cifras millonarias en la ciudad. La estimación más o menos oficial es que la competición genera un negocio de 1.500 millones de euros. De hecho, algunos equipos ya están pasando meses completos en Valencia preparándose para la competición, la de mayor prestigio en el mundo de la vela.

Cruce de acusaciones por la financiación de la sede

'Los problemas políticos los tienen que resolver los políticos'. Esas fueron las palabras de Michael Bonnefous, director de la America's Cup Management (ACM) que tiene los derechos de la competición. Y fue una definición acertada, porque en los últimos días ha habido cruce de declaraciones entre responsables de las administraciones local, autonómica y central sobre la financiación de las instalaciones de la sede.

La realización de las instalaciones para la celebración del evento corresponde al Consorcio Valencia 2007, que está formado por las tres administraciones. Lo cierto es que hasta la fecha únicamente el Gobierno central ha puesto dinero, a través de un crédito del ICO, para las obras que se tienen que realizar en el Puerto de Valencia. La previsión del Gobierno es aportar un total de 500 millones de euros a lo largo de los próximos años, cantidad que espera recuperar en parte (unos 300 millones) con la creación de una empresa estatal que gestionará durante los próximos años las instalaciones que se realicen en el puerto para la adecuación al evento.

Sin embargo, la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, se resiste a esto, ya que el Balcón al Mar (abrir a la ciudad la dársena interior del puerto) es uno de sus proyectos emblemáticos y sobre el que perdería cualquier control. Pero la posición del consistorio valenciano es la más débil en el proceso ya que la financiación al final correrá a cargo mayoritariamente del Gobierno, que ya ha pedido mayor presencia en el consorcio así como poner al frente a una persona de su confianza relevando a José Salinas, el actual director. Las negociaciones a tres bandas continúan.