Banca

El presidente del BBVA descarta realizar más adquisiciones en EE UU

El BBVA ha invertido este año 5.300 millones de dólares en expandirse en el mercado hispano-estadounidense. Ahora el banco espera consolidar sus compras, ya que Francisco González descartó ayer que a corto plazo el BBVA lleve a cabo nuevas compras.

El BBVA celebró ayer el tercer consejo de administración de su historia en Estados Unidos. La primera vez fue en enero de 2002 y desde entonces es una cita anual obligada para los consejeros del banco. En este consejo se ha analizado la estrategia del grupo en este país, con un mercado potencial de 40 millones de hispanos.

No en vano, Estados Unidos se ha convertido para el BBVA en un país estratégico, en el que ha adquirido dos pequeños bancos en los últimos meses. De hecho, en lo que va de año el banco ha invertido 5.300 millones de dólares para expandirse en el mercado hispano estadounidense.

Estas operaciones han sido financiadas con inversiones de cartera y fondos propios, tras una ampliación de capital de 2.000 millones de euros para la compra del 40,6% del capital que aún no poseía del mexicano Bancomer, el mayor banco de Latinoamérica.

El grupo celebró ayer el tercer consejo de administración de su historia en Estados Unidos

BBVA 4,79 1,24%

Pero tras estas inversiones, el presidente del banco, Francisco González, descartó ayer que a corto plazo la entidad financiera lleve a cabo nuevas adquisiciones en Estados Unidos y mostró su deseo de que ahora se consoliden estas compras, aunque aseguró que el mercado está en movimiento y que el equipo de gestión que se encuentra en Norteamérica irá tomando decisiones a medida que surjan.

En cualquier caso, señaló que el planteamiento del BBVA en materia de expansión está basada en el crecimiento sujeto a resultados. Así, González señaló que el BBVA tiene 'un proyecto sólido', pero que pese a los resultados y su intención de seguir 'explorando inversiones' debe estar sujeto a la rentabilidad.

'El objetivo a medio y largo plazo es consolidar una franquicia en la zona, franquicia que ya ha empezado con buen pie y que es una apuesta seria y con muchísima ilusión y que será uno de los principales motores del crecimiento este año', aseguró el presidente de la entidad en referencia a las últimas adquisiciones del banco en EE UU.

BBVA ha adquirido en lo que va de año, además, de la participación que le faltaba de Bancomer, la sociedad hipotecaria mexicana Hipotecaria Nacional, el banco de Texas Laredo National Bancshares y el californiano Valley Bank.

La operación de expansión llevada a cabo en Estados Unidos ha sido realizada según el consejero delegado del banco, José Ignacio Goirigolzarri, de forma muy satisfactoria dado que en ningún momento han supuesto una merma para el valor del banco. El proyecto del BBVA es consolidar su posición en un área estratégica como son las transferencias de remesas desde EE UU a los países de Latinoamérica y que sólo en el caso de México suponen unos 6.500 millones de dólares, es decir, el 45% del total que el BBVA controla a través de su filial Bancomer Transfer Services (BTS).

El peso creciente en Latinoamérica

Mientras el Santander tramita la compra del británico Abbey National, el BBVA se esfuerza en crecer en el mercado hispano de EE UU. Y el peso creciente en Latinoamérica, esencialmente en México, se revela cada vez más como una vía esencial para lograrlo. El banco obtiene el 34% del total de los recursos de clientes de esta área, traducido en cifras, 100.000 millones de euros. En activos, el peso se eleva al 27% (79.000 millones) y en el beneficio atribuido al grupo, al 32,6% (725 millones), según los datos aportados en la rueda de prensa de ayer.

En la agenda de este viaje a EE UU, está previsto que el presidente del banco, Francisco González, reciba el premio Business Leader of the Year que entrega la Cámara de Comercio de España en este país, que ha seleccionado a la entidad como el mejor banco del año en Latinoamérica y España. Hoy el presidente del BBVA participa en una conferencia en el marco de la reunión anual del FMI.

El banco aprobó ayer un segundo dividendo a cuenta de 0,10 euros por acción, la misma cuantía que en el primero, con lo que eleva el total un 11%.