Farmacia

Europa recrudece los recortes para afrontar el gasto sanitario

Las medidas de contención del gasto en los principales mercados farmacéuticos europeos está afectando 'profundamente' a la industria y a sus inversiones en I+D, según apunta la patronal europea Efpia, que ve en estas medidas una visión simplificada y con resultados a corto plazo

Si bien la Administración española aplica medidas de control del gasto como los nuevos precios de referencia -cantidad máxima que la Administración está dispuesta a financiar para ciertos grupos de medicamentos genéricos- que espera aplicar el próximo año y que contempla rebajas que alcanzan en algunos casos el 50% del precio de algunas presentaciones. Y considerando el hecho de que el pasado martes Sanidad rompió el pacto de Estabilidad que mantenía con la industria farmacéutica y le obliga a pagar hasta un 5% de su facturación al Sistema Nacional de Salud para financiar la investigación pública, la situación no es muy diferente en los otros principales mercados farmacéuticos europeos, que este último año se han visto asolados por medidas de contención del gasto.

De hecho, fuentes oficiales de la patronal de la industria farmacéutica europea Efpia, considera que las medidas afectan 'profundamente' al sector, y que en ellas 'prima una visión simple y a corto plazo' que desemboca en 'una fuga de inversiones en I+D'.

En Alemania, después de notar los recortes de la reforma sanitaria iniciada a comienzos de año, la industria se ha de enfrentar ahora a un plan para poner en marcha precios de referencia en los que se incluyen no sólo genéricos sino también medicamentos protegidos por patentes -en concreto, afecta a los grupos de estatinas, sartanes, triptanes e inhibidores de la bomba de protones-.

Además, la Sanidad germana ha impuesto un sistema de devolución de hasta el 16% de la facturación de los medicamentos protegidos por patentes que no están sometidos a precios de referencia.

La reforma del sistema de seguro sanitario público francés busca ahorrar 10.000 millones de euros al año, y para ello ha anunciado unos precios de referencia más agresivos. Así, si los genéricos no alcanzan el 45% de las dispensaciones al año de que caduque la patente del producto original, los farmacéuticos galos han de sustituir el producto referencia por el genérico. Además, la industria deberá realizar devoluciones si se excede las previsiones de crecimiento del gasto marcadas por el Gobierno.

La revisión del anterior Esquema de regulación de Precios de Medicamentos, que caduca en octubre, es el principal cambio al que se enfrenta el sector en el Reino Unido. En esta ocasión, las medidas pueden ser más agresivas que en anteriores revisiones, ya que se barajan posibilidades como un recorte de precios del 6% en los próximos dos años o incluso una reducción de precios del 10% en los próximos cinco años.

Al igual que pretende el Ejecutivo español, la financiación selectiva de medicamentos se ha convertido en una punta de lanza de la política farmacéutica europea. Muestra de ello es que la agencia del medicamento italiana (Commissione Unica del Farmaco) ha asumido nuevas responsabilidades por las que será la responsable del control del gasto en medicamentos y de determinar el precio de los fármacos reembolsables de acuerdo con criterios de aportación terapéutica.

EE UU y Japón, menos agresivos

Más suave es la situación del primer y segundo mercado farmacéutico mundial, Estados Unidos y Japón. En el primer país, donde los precios de los fármacos han aumentado cerca de un 7% en 2003 (cuando la inflación ese mismo año fue del 2,3%) las iniciativas políticas han estado encaminadas a permitir la importación paralela de medicamentos desde países donde su precio es más barato. Por su parte, la posición de Bush se ha mantenido en contra de estas actividades. En Japón, donde el mercado farmacéutico sólo creció un 3,6% el año pasado, el Gobierno ha impuesto un aumento de las cuotas que las firmas han de abonar para financiar el proceso de aprobación de fármacos.