Ampliación

Los accionistas españoles de Aresbank actuarán en bloque en la próxima junta

Aresbank abordará una nueva ampliación de capital para recomponer sus fondos propios, para lo que ha convocado junta extraordinaria. Los accionistas españoles, con el 34% del capital, volverán a presentar una postura común.

El Banco Árabe Español (Aresbank) vuelve a necesitar una inyección de recursos propios, a pesar de que hace tres años los socios españoles de este banco (BBVA, SCH, SEPI, o ahora el Sabadell, cuya participación ha sido heredada del Atlántico) declararon en bloque que no estaban dispuestos a poner más fondos para reflotar este pequeño banco. Ahora, esta entidad atípica en el sistema financiero español dadas las características de sus accionistas, en el que Libia y Kuwait tienen el 66% de su capital, vuelve a necesitar reforzar sus recursos propios. Para ello ha convocado junta general extraordinaria para el próximo 7 de octubre en primera convocatoria y para el día siguiente en segunda.

El orden del día de esta junta está protagonizado por 'el aumento de los recursos propios básicos hasta un máximo de 18,5 millones de euros mediante una ampliación de capital por emisión de nuevas acciones o mediante la emisión de participaciones preferentes , o la combinación de ambos procedimientos'.

Otro punto del día de la junta de Aresbank es 'la estrategia para el futuro del banco'.

Ya en 2001 el banco tuvo que realizar una ampliación de capital por 33 millones de euros, a pesar de que el bloque de accionistas españoles prefería que Aresbank procediese a una liquidación ordenada, algo que no contó con la aprobación del grupo árabe que controla la mayoría de su capital. De hecho, Libia y Kuwait, junto a Crédit Populaire de Argérie (que controlan el 66% del capital) estaban dispuestos a adquirir las acciones del grupo español, algo a lo que se oponía el Banco de España, que quería evitar a toda costa que pasase totalmente a manos árabes.

Pero pasado el tiempo el proyecto de Aresbank sigue sin futuro concreto. De hecho, es un banco prácticamente inactivo, que sólo gestiona 20,04 millones de euros en débitos y mantiene una cartera crediticia de 22,38 millones.

Además, su capital social se eleva a 71,4 millones, con sólo 11.000 euros en reservas y con unas pérdidas de ejercicios anteriores de 57,87 millones de euros, según datos de la AEB.

Estas pérdidas le consumen recursos propios y al restarlas del capital le reducen estos fondos propios a sólo 13,7 millones, cifra que no alcanza a cubrir más de la mitad de los resultados negativos de ejercicios anteriores, de ahí la necesidad de realizar una ampliación de capital.

Fuentes conocedoras de la situación de Aresbank aseguran que 'el asunto está totalmente controlado', y reconocen la existencia de varias reuniones entre sus accionistas y el Banco de España en los últimos meses. Además, aseguran que los accionistas españoles mantendrán una postura común en la próxima junta, para lo que también están manteniendo negociaciones.