Telefonía

Las operadoras de UMTS recurren al camuflaje de antenas

Las operadoras y fabricantes de telefonía móvil han ideado una nueva estrategia para sortear el rechazo que el despliegue de antenas de UMTS provoca en muchos municipios, por temor a que las emisiones de los equipos puedan causar daños a la salud.

Las empresas ofrecen ahora un amplio catálogo de antenas camufladas (con forma de cornisa, chimenea, farola, árbol o anuncio luminoso), que se mimetizan con el entorno, reduciendo con ello la alarma social. Además, la negociación con los ayuntamientos y las comunidades de vecinos corre ahora a cargo de los suministradores de red (Ericsson, Siemens, Nortel y las subcontratadas) y no de las operadoras.