Crisis

Las salidas de capital por turismo suben un 22,6% hasta junio

La crisis abierta en el sector del turismo es doblemente grave. Además de estancarse los ingresos por la caída del número de visitantes, y de haberse registrado un recorte apreciable en la ocupación de los hoteles españoles, ha habido una salida creciente de turistas españoles al extranjero.

Los datos registrados por la balanza de pagos revelan que los españoles gastaron en servicios turísticos en el extranjero en los seis primeros meses de este año 3.806 millones de euros, lo que supone un incremento relativo del 22,6% sobre el mismo periodo del año anterior. La aparición de líneas aéreas de bajo coste ha convertido en atractivos para los españoles destinos turísticos fuera del país que antes no lo eran por el precio del transporte; tal es el caso de Croacia o Turquía en Europa o las costes caribeñas en Centroamérica.

Pero la tendencia a la adquisición de servicios turísticos fuera de España es creciente, ya que en el mes de junio los pagos por turismo recogidos en la balanza de pagos llegan a 828 millones de euros, lo que supone un avance sobre el mismo mes de 2003 del 35,7%. Por trimestres, en el primero de este año al aumento ha sido del 22,2% y en el segundo se ha incrementado hasta el 23%.

En el ejercicio pasado (2003) los pagos por turismo llegaron a los 7.315 millones de euros, sólo un 4,2% más que en 2002. Por tanto, este año se ha roto una tendencia a la moderación registrada desde 2002. Entre 1998 y 2001 las tasas de avance rondaban el 15% interanual. Este año los pagos totales por turismo podrían superar con holgura los 8.000 millones de euros.

En los últimos ocho años, de hecho, los gastos turísticos de los españoles fuera han avanzado más rápido que los ingresos de España por la llegada de extranjeros. Así, mientras entre 1996 hasta 2003 los ingresos han avanzado un 75,78%, los gastos en el mismo periodo de tiempo lo han hecho en un 94,85%, lo que supone que prácticamente se han duplicado.

Los hoteleros, que han incrementado notablemente la oferta en los últimos años, admiten que deben modificar el producto para mantener el crecimiento.

Los ingresos, estancados desde 2001

En junio los ingresos turísticos recogidos por la balanza de pagos del Banco de España registraron un descenso del 3,7%, por tercer mes consecutivo. Pero este comportamiento timorato se había producido ya en los dos años anteriores. En 2002 se produjo el primer descenso monetario de los ingresos, de un 2,9%, y en 2003 únicamente con una subida ligeramente superior al 3% se recuperó el nivel perdido en el ejercicio anterior.

Este año lleva en el primer semestre un avance limitado al 0,4%, con 16.199 millones de euros. Si tradicionalmente el saldo turístico estaba llamado a compensar el déficit generado en los intercambios comerciales en la balanza por cuenta corriente, ahora lo hace en menos medida, tanto por la congelación de ingresos como por el aumento de los gastos.