CincoSentidos

Un paseo virtual por Doñana

Ver cómo se mueven los polluelos de la garcilla boyera en el nido o cómo la especie más amenazada del Parque de Doñana, el lince, caza un conejo será un espectáculo único que podrá contemplarse en directo por internet. Habrá recorridos estacionales que permitirán apreciar las grandes diferencias que Doñana presenta a lo largo de los 365 días del año y se podrá consultar una guía de especies amenazadas, endémicas y raras.

El proyecto Cuadernos de Campo fue presentado el pasado viernes en el Palacio de Doñana por el presidente del BBVA, Francisco González, y el presidente del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Carlos Martínez. La iniciativa cuenta con un presupuesto de 500.000 euros para un periodo de dos años, íntegramente financiado por la Fundación BBVA. El CSIC aporta su personal investigador, según explicó en rueda de prensa el director del proyecto, Juan Calderón. 'De momento hay ocho personas en el equipo de seguimiento y aunque ya son muchas en comparación con la época en la que sólo había uno, se espera contratar a más investigadores', añadió Calderón. Para Francisco González, el proyecto refleja que las empresas 'pueden hacer las cosas bien de cara a los accionistas y sin dar la espalda a la sociedad'.

Todos los datos

Cuadernos de Campo ya ha supuesto la digitalización de casi el total de las más de 200 libretas con anotaciones a mano de los naturalistas. Y en un año aproximadamente estará disponible la información recopilada en una página web.

Investigadores y público en general podrán entonces obtener todo tipo de datos sobre el tiempo, la fauna y la flora de este parque nacional y reserva de la biosfera. Pero, sobre todo, podrán realizar un viaje virtual por ecosistemas como las dunas, las marismas o lagunas, un placer ahora sólo accesible mediante una visita organizada, previa reserva. Esto será posible, explicó Juan Calderón, gracias a la instalación de cámaras (web cam) en sitios estratégicos del parque.

Para Carlos Martínez, 'este convenio permitirá y facilitará la difusión de una información que será de las pocas que cuenten con largas series de datos'. Así, por ejemplo, se podrá estudiar cómo va evolucionando la temperatura de la zona: cuánto tiempo hace que no se llega a los seis grados bajo cero que hace años tuvo el parque de mínima o con cuánta frecuencia se alcanzan los 45 grados. Asimismo, estará disponible toda la información recopilada sobre el censo de aves y sobre las aguas que cada año llenan la marisma.

Las largas series de datos a las que tendrá acceso la comunidad científica y el público en general comienzan en 1952 y llegan a nuestros días. Uno de los principales valores añadidos que ha dado la digitalización de los cuadernos de campo será tener acceso a detalles muy personales de los propios naturalistas.

De coto de caza a reserva de la biosfera

Hasta el año 1969, Doñana se repartía entre varios cotos de caza privados. Su origen como zona para la caza se remonta al siglo XVII, cuando el duque de Medinasidonia mandó construir el que hoy es Palacio de Doñana, actual sede de la estación biológica del CSIC y, en su tiempo, residencia de vacaciones del ex presidente del Gobierno, Felipe González. Lejos de hacer honor a su nombre, el palacio es una residencia de caza conservada sin ningún tipo de comodidades, como el aire acondicionado. En uno de los salones, se pueden ver fotos de cazadores ilustres como el Rey Alfonso XIII disparando a un pato que, previamente muerto, le habían tirado. En 1980 el parque fue declarado reserva de la biosfera y en 1994 la Unesco lo incluyó en la lista de Patrimonio de la Humanidad. La región de Doñana alberga un parque natural (dependiente de la Junta de Andalucía), un parque natural (del Ministerio de Medio Ambiente) y la reserva biológica (perteneciente a la estación biológica del CSIC).