CincoSentidos

Asegurada la calidad del cava de este año

Ya ha empezado, o está a punto, la vendimia en las zonas vitivinícolas españolas, y también los consejos reguladores de las diferentes DO comienzan a emitir sus informes sobre el estado de la cuestión.

Cómo ha resultado la climatología, cuáles son las estimaciones en la producción de uva o el estado sanitario del fruto. Pero las perspectivas en la calidad de los vinos resultantes de la cosecha de este año son, sin lugar a dudas, el aspecto más interesante porque darán las pautas de la evolución de los vinos y su posterior elaboración (su destino a jóvenes o a crianzas, los distintos coupages que se podrán efectuar según las calidades de cada variedad, etc.)

Uno de los más adelantados a la hora de dar a conocer estos datos ha sido el Consejo Regulador del Cava, que ayer mismo daba cuenta de las novedades de la vendimia en el Penedés. Según Gustavo García Guillament, presidente de este organismo, 'este año se recolectarán alrededor de 350 millones de kilos de uva, un 25% más que una vendimia normal -que suele rondar los 280-, que dará unos vinos idóneos para la elaboración del vino base cava'.

Al parecer la calidad de la añada 2004 está garantizada gracias a la favorable climatología, que, añade, 'ha permitido un perfecto equilibrio entre maduración y acidez'. Estos dos aspectos son determinantes. La madurez de la uva es la que le otorga el grado alcohólico y la acidez la que permite vinos más longevos, con capacidad de envejecimiento.

En opinión de Magín Raventós, gerente de Codorniú y presidente de la patronal del cava, 'se pueden conseguir muy buenos cuvés (ensamblajes de vinos base de las distintas variedades e incluso de añadas diferentes) este año, sobre todo para los cavas de gama alta que incluyen una parte importante de chardonnay, que ya se ha terminado de vendimiar y está excelente'.

De las variedades permitidas para la elaboración del espumoso español más internacional, tres son autóctonas -macabeo, xarel.lo y parellada- y una foránea, la chardonnay, que se introdujo en 1986, y que otorga cuerpo y aromas característicos, muy bien valorados. Con pinot noir y la local trepat se hacen exclusivamente los rosados -tan de moda en los últimos años-, aunque el nuevo reglamento del Consejo Regulador, aún en fase de desarrollo, es posible que contemple la pinot noir (que se utiliza en Champagne, a pesar de ser uva tinta) para los cavas del futuro, ya que muchos cavistas lo están demandando.

En cualquier caso la asignatura pendiente del cava sigue siendo su consumo, muy estacional y bastante limitado dentro de España: el 54% se exporta, y del resto la mitad se toma en Cataluña.

Para José Luis Bonent, presidente de Freixenet, 'el cava no es sólo un vino de celebración, sino de disfrute. Puede ser excelente en el aperitivo, y lo ideal es que se implante en los hábitos normales de consumo, como la cerveza'.

Degustación gratuita en Madrid

Hoy sábado los madrileños o foráneos que lo deseen podrán pasarse por distintos bares de la Plaza Mayor de la capital desde las 11 hasta las 15 horas a degustar gratuitamente una copa de cava acompañado por una tapita (jamón, tortilla de patatas, empanada, ensaladilla, paella...) o algún que otro canapé.

La iniciativa, en su segundo año de andadura, parte del Consejo Regulador del Cava, que pretende con esta iniciativa extender el consumo de esta bebida a la hora del aperitivo, un momento estupendo para tomar este vino espumoso que va bien con casi todo, por su frescor y carácter afrutado.

Según el decálogo del cava, editado por el Consejo Regulador, 'al mediodía es cuando el sabor de este vino se hace más intenso, ya que el paladar está limpio de sensaciones y se potencian los sabores de los alimentos'.

Los más recomendables para acompañar el aperitivo son los brut nature -sin azúcar añadido-, los extra brut (6 gramos. de azúcar por litro) y los brut (hasta 15 gramos) ya que son los más refrescantes.