Advertencia

La CNMV alerta a los inversores de la Costa del Sol

Entre 70 y 80 empresas ofrecen servicios financieros a los ciudadanos británicos que residen en España -sobre todo en la Costa del Sol- sin la autorización de los reguladores español y británico. La CNMV ha alertado sobre estas entidades que quedan fuera del ámbito de supervisión de ambos organismos.

El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Blas Calzada, explicó el viernes en unas jornadas en Málaga que esta cifra sólo refleja el registro de empresas británicas, lo que indica que existen muchas más, sobre todo en la Costa del Sol, debido al mayor número de residentes extranjeros. 'Hay demasiados tiburones alrededor de una carne que parece demasiado fácil de comer', indicó Calzada, al tiempo que concretó que los afectados suelen ser 'personas de edad avanzada, con algo de dinero'.

El presidente de la CNMV recordó que estas empresas, denominadas popularmente chiringuitos financieros, pueden dar a sus clientes 'consejos, pero nunca recoger sus ahorros', ya que no están registradas ni en el regulador español ni en el británico.

Estas entidades proponen inversiones con altas rentabilidades muy por encima de lo que ofrece cualquier otra compañía. Según Calzada, se presentan como genios financieros para captar clientes. También suelen pedir que el dinero sea depositado en una cuenta corriente, habitualmente en el extranjero, a nombre de una compañía que no es española y que a menudo es desconocida para las autoridades de ese país.

'No hay nada que un cliente no pueda entender y si es así, hay que desconfiar', sostuvo el presidente de la CNMV tras señalar que estos servicios presentan sus productos como entramados complicados y muchas veces 'incomprensibles'. Calzada agregó que suelen apoderarse de una media de más de 60.000 euros por persona.

Por su parte, el embajador británico en España, Stephen Wright, afirmó que los ciudadanos extranjeros están en una situación vulnerable y los asesores lo aprovechan, por lo que aconsejó 'no dar el dinero a nadie sin tomarse su tiempo y sin ver la propuesta por escrito'.

Para el responsable de Barclays en España, Jacobo González-Robatto, hay que concienciar a los inversores para que 'confíen sus ahorros a empresas autorizadas y con productos regulados'.