Turismo

Baleares y Canarias colaborarán en la reconversión turística

Los Gobiernos de Baleares y Canarias coincidieron el viernes en la necesidad de crear una plataforma conjunta de actuaciones para mantener el liderazgo turístico de ambas comunidades en un momento de incertidumbre para el sector. Representantes de ambos ejecutivos participaron en unas jornadas de trabajo bajo el título 'Baleares y Canarias, ante los nuevos desafíos del turismo'.

El presidente del Gobierno balear, Jaume Matas, reclamó en estas sesiones la formación de una alianza estratégica entre ambas autonomías para reivindicar la insularidad y acometer una reestructuración del sector 'sin renunciar al turismo de sol y playa'.

Matas reconoció que es preciso realizar acciones de diversificación de la oferta, pero 'desde la prudencia' y el análisis previo con el fin de 'no equivocarse', lo que supuso una velada crítica a la creación de la ecotasa. El consejero de Economía de Canarias, José Carlos Mauricio, se expresó en términos similares a los de Matas.

En las jornadas que reunieron a ambas comunidades intervinieron los representantes de diversas compañías aéreas, entre ellas Air Europa, Spanair y Air Berlín, quienes disertaron sobre las consecuencias de la aparición de las compañías de bajo coste. El subdirector general de Air Europa, Gerardo Ariño, se mostró convencido de que el mercado regulará la aparición súbita de estas empresas, cuyo número se reducirá sensiblemente con el paso de los años, como ya sucedió en Estados Unidos.

Ariño también criticó la desventaja que supone para las empresas pagar unas tasas aéreas que suben entre un 6% y un 8 % el precio del billete, pero que luego no se traducen en una mejora de las instalaciones aeroportuarias.

Manifestación contra el plan de Matas

Las centrales sindicales CC OO y UGT consiguieron movilizar a medio millar de trabajadores en contra de la política turística de Jaume Matas. Los dos sindicatos habían convocado una manifestación que recorrió el Paseo Marítimo de Palma y concluyó frente a la sede del Gobierno balear.

La manifestación fue una reacción a la alarma que ha suscitado entre el colectivo de trabajadores de la hostelería y el turismo el anuncio de reconversión del sector lanzado por las distintas administraciones de las islas.