Competencia

Disa defiende la red canaria de Shell ante Competencia

Aunque en la compra de la red de gasolineras de Shell en la Península por parte de Disa no se aprecia ningún problema de competencia, en el caso de la red de Canarias, el grupo que preside Demetrio Carceller podría incurrir en posición de dominio, al sumar 240 estaciones en las islas y el 51% de ese mercado.

El grupo canario Disa Corporación Petrolífera acaba de dejar en la cuneta a las grandes petroleras que pujaban por la red de gasolineras española que Shell había puesto a la venta el pasado mes de abril. El grupo que preside Demetrio Carceller se adjudicó recientemente las 338 gasolineras que la multinacional angloholandesa tiene en España, de las cuales, 70 corresponden a Canarias. Sumadas a las 161 que ya tiene en el archipiélago, Disa podría incurrir en una posición de dominio, pues pasará de una cuota del 32% del mercado canario al 51%. Le seguiría BP con el 16%.

Canarias tiene consideración de mercado totalmente independiente con un régimen fiscal propio, 'y así lo ha dejado claro en más de una resolución el Servicio de la Competencia', asegura un experto legal. Aunque las gasolineras que el grupo tiene en Canarias están abanderadas en su inmensa mayoría por Cepsa y que las que ha adquirido en la península mantendrán la marca de Shell durante cinco años, 'las nuevas cuotas de mercado se le imputan a la propietaria, Disa, porque es el productor, el que va a distribuir y nadie le impone los precios', indican las mismas fuentes. En el sector de las gasolineras las estructuras de propiedad son muy diversas, desde la agencia (que no compra el carburante ni impone el precio) y el del distribuidor (que compra el producto para venderlo y lo tasa). Además de las gasolineras de Cepsa, Disa distribuye los lubricantes de esta compañía en Canarias y Carceller figura como consejero independiente del grupo.

Fuentes del sector sostienen que 'es fácil que Competencia imponga a Disa algunas condiciones para autorizar la operación, como es la venta de gasolineras'. Sin embargo, nadie prevé una prohibición porque, en la península, 'Disa es un buen competidor frente a Repsol y Cepsa', aseguran.

Otra cuestión en el aire es el papel de Carceller en Cepsa. El consejo de la petrolera podría decidir su expulsión (a ratificar por la junta) amparándose en la ley de sociedades anónimas. Sin embargo, esto no parece probable, dado el conflicto que mantienen sus principales accionistas, Total y el SCH.

El beneficio crece un 32% hasta 49,88 millones

Con unos activos de 525 millones de euros en 2003, Disa es una compañía con una buena evolución económica y financiera. Según las cifras oficiales, la compañía logró un beneficio de 49,88 millones de euros, un 31,6% más. Disa registró una cifra neta de negocios de 475,4 millones (+19%), de los que casi 300 millones corresponden a los ingresos de la red de estaciones de servicios. Las ventas de productos petrolíferos fueron de 671.612 toneladas, un 7% por encima de 2002.

El balance de Disa presenta una solidez impresionante: con fondos propios de 405 millones y deuda bancaria de sólo 42 millones que casa con una tesorería e inversiones financieras temporales similares. El grupo que preside Demetrio Carceller lo integran una docena de sociedades, algunas del sector inmobiliario y turístico, con sede mayoritariamente en las Islas.