CincoSentidos

Oda a los deportivos más clásicos

El Goodwood Revival es un auténtico festival de velocidad y de los clásicos deportivos. Se celebra cada año en el circuito británico de Goodwood, un evento que reúne una gran diversidad de los automóviles y las motocicletas de competición más importantes del mundo. Este año ha tenido lugar durante este mes de septiembre.

La cita, donde el público y los pilotos deben vestir acorde al año de su coche, es para unos una carrera de velocidad y para otros una simple demostración del poder de volver atrás que tienen los británicos. Un acontecimiento equivalente al de Ascot en la hípica o Wimbledon en tenis. Una reunión de chiflados que ha sido descrita como 'la fiesta al aire libre de los dioses del motor'.

Esta carrera, que consta de 15 mangas, no es un acontecimiento muy antiguo. Se remonta a 1993, momento en el cual se pone en marcha la reconstrucción de un circuito por parte de Lord Mach, un aristócrata de mucho poder adquisitivo que ha querido que las carreras de clásicos sigan siendo igual que antes.

Para ello revivieron los pintorescos alrededores de Goodwood House al sur de Inglaterra a unos 100 kilómetros de Londres, manteniendo un motivo de reunión único para pilotos y aficionados de todos los tiempos.

Pero en Goodwood no sólo se ha revivido un trazado y unos coches, sino que la gente que acude al circuito también se viste para la ocasión con prendas de la época y porta objetos como sillas plegables, bicicletas o cámaras de fotos acorde con su vestimenta.

Durante todo un fin de semana se dan cita autos construidos en los años de esplendor de este autódromo (1948-1966). Todo ello con pilotos de elite actuales que se codean con leyendas del motor como Stirling Moss, John Surtees, Jack Brabham, Niki Lauda o Mario Andretti.

Un buen aficionado no debería dejar pasar lo oportunidad de acudir a una prueba de esta magnitud y características.

A los más de 110.000 espectadores admitidos en Goodwood este año, no hubo que decirles cómo tenían que vestir… incluso los niños y las abuelitas acudieron con delicados atuendos de los años 50 o 60.

En los aparcamientos que rodean el circuito, más de 15.000 coches de colección propiedad de los espectadores y en la pista otros 500 automóviles de competición de todos los tiempos. Para amenizar la velada, escuadrillas de aviones antiguos, principalmente de la Segunda Guerra Mundial, bandas de música, espectáculos ambulantes, tiovivo, clubes de aficionados a la vida militar y una subasta de automóviles de colección, completaban una fiesta interminable. Como anécdota, en la subasta hubo mucha expectación ya que un Mercedes del año 30 alcanzó los seis millones de euros. Un espectáculo de motor y época que viene a sumarse a otras carreras como el Tour de España Classic o a la Mille Miglia.

La competición data de 1993 gracias al aristócrata y millonario Lord Mach

coches y ambiente de época

l Un espectáculo sin precedentes, entre otras cosas por su carácter variado y ameno.

No sólo se retrocede en el tiempo para los coches, sino que también se vuelve atrás en las formas, ya que se permite el acceso sin restricciones a los paddocks, lo que supone que los espectadores pueden estar más cerca de sus ídolos, todo lo contrario de lo que ocurre hoy en día en las actuales competiciones de la Fórmula I.

La vegetación de Goodwood permite un picnic perfecto con mantel de cuadros y cesta de mimbre a pocos metros de Goodwood House (casa-palacio de Lord Mach).