Planes de pensiones

Los planes bursátiles en pérdidas no llegan al 10% del total

El año 2004 no va a pasar a la historia de los planes de pensiones como un periodo de ganancias excepcionales. Nada más lejos. Pero las moderadas ganancias que se reflejan por lo general en los planes bursátiles y el sostenido rendimiento que, dentro de su modestia, presentan los planes de renta fija en sus diversas vertientes han logrado dejar prácticamente reducidos a una cuarentena los planes que presentan pérdidas acumuladas en lo que va de año. Es decir, menos del 10% de la oferta existente.

Alrededor de la mitad de las pérdidas se concentran en el segmento de la renta variable, en el que este año se está poniendo de relieve el carácter extremo en su trayectoria de algunos segmentos del mercado, muy favorables algunos (caso el de la renta variable de Japón o de algunos mercados emergentes), muy negativos otros (en especial, los planes especializados en compañías tecnológicas, los únicos en los que aparecen pérdidas superiores al 10% en lo que va de año). Los planes que pierden son, en todo caso, de reducida dimensión, con un modesto número de partícipes y bajo patrimonio, de modo que su incidencia es escasa.

Pero si las pérdidas son modestas, las ganancias no son para echar las campanas al vuelo, como queda de relieve al constatar que solamente un plan de pensiones ha logrado este año superar la barrera del 10% en ganancias acumuladas. A diferencia de los fondos de inversión, en donde es relativamente elevado el número de gestores que ha obtenido hasta el momento rendimientos superiores al 10% e incluso al 20%, en los planes de pensiones este tipo de ganancias brilla por su ausencia.

La acumulación de capital en los planes individuales está siendo muy moderada, a lo que está contribuyendo no solamente el bajo nivel de las plusvalías de las Bolsas sino las modestísimas rentabilidades de los planes de renta fija, en donde más de la mitad apenas ganará este año un 1%.