Política económica

Zapatero sitúa el aumento de la productividad como primer eje de su política económica

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha situado hoy el aumento de la productividad de la economía española como primer eje de su política económica, y ha anunciado la puesta en marcha en 2005 de un Plan de Fomento Empresarial para aumentar la competitividad de la empresas españolas.

Durante su intervención en la III Conferencia Internacional de ABC sobre Europa y América, Rodríguez Zapatero ha avanzado que el Gobierno está considerando el establecimiento de un objetivo de aumento de la productividad. "Esta es una idea nueva y no exenta de riesgos para este Gobierno, ya que establezca un criterio objetivo por el que podemos ser evaluados", ha indicado.

El presidente del Ejecutivo ha explicado que un crecimiento económico basado en la productividad permite el aumento simultáneo de los salarios y del empleo, mejora la competitividad de las empresas, posibilita una abaratamiento de los bienes de consumo, reduce la inflación, fortalece el sistema de pensiones, el Estado del Bienestar y el desarrollo de política asistenciales.

Así ha señalado que desde 1996 hasta 2003, la productividad ha crecido sólo al 0,7% anual frente al 1,7% de promedio en los quince años anteriores a la llegada del PP al gobierno. "Si hubiese mantenido el ritmo de las dos décadas anteriores, ahora disfrutaríamos de unos niveles de renta per cápita superiores al 95% de la media comunitaria, 10 puntos por encima de la actual", ha subrayado.

Como segundo eje de su política económica, Rodríguez Zapatero apostado por dinamizar y liberalizar la economía y, para ello, ha avanzado el propósito del Gobierno de poner en marcha en 2005 un Plan de Fomento Empresarial con el objetivo de favorecer la creación de nuevas empresas, más competitivas y que aprovechen la oportunidad de la ampliación del mercado europeo hacia el Este. "Una mayor presencia en el Este que vendrá a complementar el importante papel que tienen y seguirán teniendo nuestras empresas en Latinoamérica", ha destacado.

Empresas transparentes e independientes

Para llevar a cabo esta tarea, el presidente del Gobierno ha señalado que España dispone de un sistema financiero "que goza de una eficiencia y solvencia reconocidas internacionalmente", y ha reclamado, ante una nutrida representación de empresarios y banqueros, un apoyo financiero "decidido" a las iniciativas innovadoras.

Asimismo, ha apostado por "un buen gobierno corporativo" de las empresas, basado en la transparencia. En su opinión, ésta se garantiza con "consejeros genuinamente independientes y supervisores eficaces y neutrales". En este sentido, ha defendido la eliminación del "frecuente intervencionismo en las decisiones empresariales que hemos estado viviendo".

Búsqueda de la estabilidad presupuestaria.

Por último, como tercer eje de su política económica ha señalado la estabilidad presupuestaria, y ha recordado que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2005 se aprobarán con un superávit para el conjunto de las Administraciones Públicas del 0,1% del PIB.

Rodríguez Zapatero ha avanzado que los PGE serán "modernos, sociales y encaminados al aumento de la productividad y transparentes", y como símbolo de esta transparencia citó la supresión de la Ley de Acompañamiento. "Nuestro compromiso con la transparencia consiste en presentar las cuentas públicas con precisión, rigor y rapidez, con la información más completa y comprensible, no sólo de los gastos que se comprometen sino de los riesgos que se asumen para el futuro", ha indicado.

Sobre el detalle de los PGE, el presidente del Gobierno señaló que el gasto en seguridad crecerá un 6,2%, lo que permitirá incorporar 7.700 nuevos efectivos a las Fuerzas de Seguridad del Estado y habrá 150 nuevos jueces y 100 nuevos fiscales.