Autoempleo

El Gobierno bonificará a los jóvenes autónomos en los Presupuestos

El Gobierno rebajará en un 25%, y durante un plazo de dos años, la cuota a la Seguridad Social de aquellos jóvenes menores de 30 años que decidan emprender un negocio autónomo, y permitirá a los trabajadores por cuenta propia acceder a subvenciones cuando suscriban un contrato indefinido con familiares que no cohabiten en su domicilio o que no dependen económicamente del titular del negocio. Ambas medidas se incluirán en la Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2005.

Así lo ha anunciado el director general de la Economía Social y del Trabajo Autónomo, Juan José Barreda, tras mantener un encuentro en el Ministerio de Trabajo con el presidente de ATA, Lorenzo Amor, el secretario general de UPTA-UGT, Sebastián Reyna, y el responsable de CEAT-Cepyme, Aureliano Rodríguez.

En concreto, Barreda ha explicado que la reducción de las cotizaciones para jóvenes autónomos servirá de estímulo al autoempleo, pues supondrá que los menores de 30 años que se embarquen en un negocio se ahorren unos 50 euros mensuales, es decir, 600 euros al año. El coste de la medida podría rondar los 36 millones de euros y se imputaría en el presupuesto asignado a la política de fomento del empleo, que este año era de algo más de 2.000 millones de euros.

La aplicación de bonificaciones a los jóvenes autónomos sustituirá a la reducción de las bases de cotización que aprobó el Gobierno del PP el pasado año para fomentar el autoempleo entre los jóvenes. Según Barreda, esta medida del anterior Gobierno, a la que se han acogido unos 60.000 jóvenes autónomos, perjudicaba en la práctica al colectivo, pues sus prestaciones se reducían al verse obligados a cotizar por bases mínimas. Por eso, Trabajo ha decidido que la bonificación del 25% se aplique sobre la tarifa y no sobre la base de cotización, ésta última elegida libremente por el trabajador autónomo.

Satisfacción de las asociaciones

Las organizaciones de autónomos ATA y UPTA valoraron satisfactoriamente esta decisión, aunque recordaron que sus demandas también incluían el establecimiento de bonificaciones para mujeres mayores de 45 años y para aquellas que regresaran a la actividad después de la maternidad.

El director general del Trabajo Autónomo señaló al respecto que la reducción en las bases de cotización para las mujeres mayores de 45 años que puso en marcha el Ejecutivo del PP apenas ha beneficiado a 6.000 personas, por lo que no ha resultado "demasiado eficaz". En cualquier caso, afirmó que se tomarán medidas para estimular el autoempleo entre las mujeres y que estudiará la petición de los autónomos de bonificar la actividad de las autónomas que vuelvan al trabajo tras ser madres.

SUBVENCIONES Y ACCESO AL DESEMPLEO.

La otra iniciativa que se incluirá en los PGE es la de permitir por primera vez el acceso a las subvenciones por empleo estable a los autónomos que contraten familiares, con independencia de su grado de consanguinidad, siempre y cuando no vivan en el mismo domicilio ni tengan una dependencia económica del titular del negocio.

Esta medida satisface parte de las aspiraciones de los autónomos, pero no su reivindicación de que los trabajadores por cuenta propia puedan contratar familiares de hasta segundo grado de consanguinidad a través del Régimen General. Esta posibilidad, según dijo Barreda, implicaría la reforma del Estatuto de los Trabajadores y de la Ley General de la Seguridad Social, por lo que formará parte del diálogo social.

En cuanto al acceso al desempleo, otra vieja demanda de las organizaciones de autónomos, el Ministerio se ha comprometido a entregar en la primavera de 2005 un estudio sobre la cobertura que podrían tener los trabajadores que cesen en su actividad.

En este punto, y a la espera de las conclusiones de este informe que elaborarán expertos independientes, Barreda no descartó que el sistema que finalmente se diseñe sea "generalizado y obligatorio" para asegurar su financiación y la extensión del mismo a todos los autonómos. Tampoco se cierra la puerta a que sea de carácter privado, tal y como demanda CEAT-Cepyme.

Para Reyna y Amor, los pasos dados hasta ahora son positivos, si bien ambos reconocieron que la eliminación de la Ley de Acompañamiento ha dificultado que se avance con mayor rapidez y se incluyan otras medidas necesarias y urgentes para el colectivo, como la regulación de las situaciones de pluriactividad o la reforma de la capitalización por desempleo.

De momento, y en vista del objetivo del Gobierno de llevar todas las leyes al Parlamento, Barreda descartó aprobar estas materias a través de decretos, pero sí dijo que intentarán "homogeneizarlas" en un proyecto de ley que seguirá los cauces correspondientes.