Bolsa de Madrid

El Ibex concluye la semana en tablas y con el negocio a la baja

En los últimos cinco días ha habido de todo: subidas y bajadas, todas leves, por debajo siempre del 1%. Es algo que ha ocurrido ininterrumpidamente desde el 24 de agosto. El balance semanal, pues, resulta intrascendente, con una caída de sólo el 0,06%. Es la primera vez que el índice cierra a la baja después de tres semanas consecutivas de ganancias.

En los últimos cinco días ha habido de todo: subidas y bajadas, todas leves, por debajo siempre del 1%. Es algo que ha ocurrido ininterrumpidamente desde el 24 de agosto. El balance semanal, pues, resulta intrascendente, con una caída de sólo el 0,06%. Es la primera vez que el índice cierra a la baja después de tres semanas consecutivas de ganancias.

La insignificancia del resultado queda resaltado con el volumen de negocio. La Bolsa española ganó ayer un simbólico 0,21% después de que cambiaran de manos 106,71 millones de acciones por valor de 1.125 millones de euros. Esta cuantía está más acorde con agosto que con el comienzo de curso.

El avance del Ibex ayer fue el menor de Europa. En parte, estuvo afectado por el recorte de la Bolsa de Brasil (cerca del 2%). Los inversores del país reaccionaron así al anuncio hecho por el Gobierno de que la inflación subió el último mes por encima de lo que se esperaba. En el país se han avivado los temores de que el Banco Central pueda subir tipos de interés; sería la primera alza desde febrero de 2003.

Con todo, valores fuertes y con intereses en la región soportaron el envite. Telefónica ganó un 0,25% y junto con BBVA (0,36%) y SCH (0,49%) sujetaron al Ibex.

Como líder de la semana termina Iberia (6%). Los rumores de que pudiera deshacerse de la participación que tiene en Amadeus (18,3%) y de su fusión con British Airways han servido de palanca. Otras compañías con importantes alzas fueron Prisa (5,55%), Mapfre (3,50%) y Enagás (3,34%). En el vagón de cola se han quedado Metrovacesa, que ha recortado un 2,78%, Sabadell (-1,90%) y Fenosa (1,75%).

Los analistas achacan la apatía de los mercados a la falta de referencias. Greenspan habló esta semana y reafirmó que la recuperación económica va por buen camino. Las preocupaciones que dejó entrever para el largo plazo han abierto un escenario de nuevas incertidumbres.

Razones para subir y bajar

Los mercados tiene dos opciones: subir o bajar. La percepción de los analistas en este momento es muy dispar. Pero es cierto que abunda el ánimo positivo. Para los que quieren aferrarse a nuevas subidas existen razones para ello. Por un lado está la economía de EE UU, que sigue creciendo. Además, los directivos están volviendo a comprar acciones de sus propias compañías. También contribuye el hecho de que la mayoría de las incertidumbres se han eliminado, aunque el terrorismo es un problema latente.

Pero también hay argumentos para los que piensan que vienen tiempos peores. Ayer UBS dijo que en el segundo semestre habrá más empresas que decepcionen con sus resultados. La desaceleración de la economía y los mayores precios energéticos aumentan la probabilidad de revisiones a la baja de las estimaciones.

El crudo es ahora el factor de riesgo por excelencia para los mercados.