Informe

S&P afirma que la banca latinoamericana vive un buen momento por el tirón del crédito

Los bancos latinoamericanos se vieron fortalecidos en el primer semestre del 2004 por un aumento del crédito conseguido gracias a la mejora económica de la región, según asegura la agencia calificadora Standard & Poor's en un informe. La agencia de calificaciones destacó que las mejores perspectivas económicas de América Latina en el 2004 han robustecido, además, la calidad de los activos de las entidades.

'Una señal muy prometedora es el ahora vigoroso crecimiento del crédito en la mayoría de los países de la región. Incluso los bancos argentinos finalmente han experimentado una recuperación en la actividad crediticia', dijo S&P en su informe sectorial. 'Las mejores perspectivas económicas también han apuntalado la tendencia de mejoramiento de la calidad de los activos en varios sistemas financieros', añadió.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe, de las Naciones Unidas, elevó semanas atrás sus proyecciones de crecimiento económico para la región a 4,5% en el 2004 frente al 1,5% de crecimiento de 2003.

El conductor del desarrollo es el crédito de consumo, que en México, Chile y Brasil ha mostrado sólidos índices de crecimiento.

'La vitalidad en el segmento de banca de consumo ha permitido mantener la rentabilidad mediante una mezcla de activos de mayor rendimiento que los defiende del entorno de las aún bajas tasas de interés, que aunque en recuperación, ha presionado sus márgenes durante casi un año', dijo S&P.

Entre los bancos con mayor presencia en Latinoamérica destacan El Santander Central Hispano, BBVA , Citigroup y HSBC .

La agencia de calificaciones destacó para Chile, el país con mejores índices de desarrollo del negocio bancario de Latinoamérica, una subida del margen financiero (la diferencia entre el nivel de tasas que los bancos cobran y pagan) y una estabilización del índice de cartera vencida.

También resaltó la recuperación del crédito a empresas en México, cuya cartera mostraría en el 2004 números positivos por primera vez en siete años.

S&P incluso describe un buen panorama para la banca argentina, que según estimaciones perdió 10.000 millones de dólares con la crisis económica del país.