Estrategia

Vivendi creará 1.600 empleos en 3 años como contrapartida al cambio de su régimen fiscal en Francia

El grupo francés de comunicación Vivendi Universal se ha comprometido a contribuir a la creación en Francia de al menos 1.600 contratos indefinidos en tres años y 2.100 en cinco, como contrapartida al cambio de su régimen fiscal en este país, que le permitirá adoptar el beneficio mundial consolidado.

El anuncio lo ha hecho hoy el Ministerio francés de Economía, que en un comunicado ha explicado que ha dado su visto bueno a la demanda de Vivendi por considerar que "cumple los criterios que permiten poder beneficiarse de este régimen". Se trata de un régimen definido en el artículo 209 del Código General de Impuestos por el que las multinacionales francesas calculan su resultado imponible teniendo en cuenta el de los establecimientos y sociedades vinculadas en proporción al capital que controlan, precisó el Ministerio.

A cambio de eso, la compañía de comunicación ha asumido "varios compromisos en favor de la creación de empleos en territorios franceses afectados por el paro y las reestructuraciones industriales". Por una parte, Vivendi creará, a través de subcontratas, dos centrales telefónicas de al menos 300 empleados cada una de aquí a junio de 2007: un primero en Belfort (noreste) que abrirá en otoño de 2005 y un segundo en Douai (norte) en el otoño del año siguiente. Además, la empresa dedicará cinco millones de euros durante cinco años para crear en ciertas regiones en dificultades hasta 1.000 empleos en los próximos años y 1.500 en cinco.

Ese dinero, dirigido a empresas en reconversión y que comenzará a finales de este año, se invertirá inicialmente en áreas piloto seleccionadas por el nivel de desempleo y su evolución: Sarrebourg, Créil, Beauvais, Arlés y las poblaciones próximas.