Concentración bancaria

El Santander planea acelerar la compra de Abbey National

El Santander está dispuesto a acelerar el proceso para adquirir Abbey, declara Juan Rodríguez Inciarte, director general del SCH, quien cree que 'HBOS podría estar dando pistas falsas' para finalmente no presentar una contraoferta. Sindicatos y consumidores pedirán una investigación a Competencia si HBOS se queda con Abbey.

El Santander reconoce que la compra de Abbey se ha convertido en una auténtica carrera donde lo que más sobran son los obstáculos. Pero a pesar de ello, 'el Santander está preparado para luchar', afirma el director general del SCH responsable de Europa. 'Estamos determinados a realizar este negocio y queremos acelerar el proceso', señaló ayer el directivo en una entrevista con Reuters, primera que concede tras anunciarse la operación el pasado 26 de julio.

Estas declaraciones se producen en un momento en el que se está recrudeciendo la batalla por controlar Abbey, ya que HBOS está decidido a lanzar una contraoferta. De hecho, este grupo bancario ya ha accedido a información detallada del Abbey y ha denunciado ante la Comisión Europea (CE) la alianza entre el SCH y el Royal Bank. Pero en el Santander, aunque trabajan para tener todo listo ante lo que sería para el banco una fatídica eventualidad, dudan de la posible presentación de una contraoferta, explica Inciarte. 'HBOS está haciendo lo que se supone que debe hacer. El banco podría estar dando pistas falsas', señala. Y añade que 'nuestra oferta es creíble, tiene valor, está asegurada y tiene inmediatez'.

Los plazos de la oferta del Santander por Abbey, mientras, siguen corriendo, aunque su idea ahora es acelerar el proceso. Si finalmente se presenta una contraoferta local por Abbey debería remitirse a la competencia, lo que retrasaría en casi nueve meses el cierre de la operación. El Santander, según ha comunicado a la Bolsa de Londres, asegura que de producirse esta situación su operación puede completarse hasta el 31 de marzo de 2005. Aunque confiaba en cerrarla antes de finales de 2004. De momento, las juntas del Santander y de Abbey para aprobar esta operación están previstas que se celebren a finales de septiembre y en octubre, respectivamente. La CE remitirá su opinión sobre la compra antes del 17 de septiembre. El plazo para que terceras partes formulen observaciones sobre las consecuencias en la competencia de la operación expira el 3 de septiembre.

SANTANDER 2,64 6,98%

Pero mientras que el mercado ha recibido fríamente la oferta del SCH, los sindicatos británicos defienden la oferta española frente a la de HBOS. Al apoyo del sindicato del Abbey, ANGU, se le suma ahora el sindicato de trabajadores bancarios, Unifi, que ha amenazado con pedir a la Comisión de Competencia una investigación sobre las consecuencias laborales de la venta de Abbey a HBOS. Esta operación podría suponer el despido de 10.000 empleados, frente a los 3.000 anunciados por el Santander.

La asociación de consumidores Consumers Association del Reino Unido también exigirán una investigación a Competencia sobre las consecuencias de que Abbey pase a manos de HBOS. Mick McAteer, director de estrategia de la asociación, que agrupa a 700.000 afiliados, señaló ayer a Cinco Días que si HBOS compra Abbey representará una amenaza potencial a la competencia sobre todo en el negocio hipotecario. 'En el caso del Santander no vemos el mismo peligro', dijo.

'La banca británica no es muy competitiva'

En el Santander no sólo descartan tirar la toalla, como parece desprenderse de todos sus pasos, sino que pretenden utilizar al Abbey para desafiar a la gran banca británica, presentando a Abbey como marca independiente y ofreciendo servicios competitivos como hipotecas. 'Santander será tan competitivo como cualquier banco de Reino Unido porque queremos incrementar la cuota de mercado de Abbey y esto es precisamente lo que la está poniendo nerviosa (a la competencia)', asegura Juan Rodríguez Inciarte. Mick McAteer, director de estrategia de la asociación de consumidores británica comparte esta idea. 'Es factible que la entrada en el mercado de un grupo europeo fuerte, que haga frente a los cuatro grandes, sea un hecho positivo', asegura.

Inciarte, mientras, no comparte la opinión de que la banca británica sea más competitiva que la española. 'Hay gente que piensa que este mercado es muy competitivo. No es verdad. Los bancos generan demasiado dinero (...). El sistema bancario de Reino Unido es, técnicamente, no muy bueno', declara. El primer objetivo del Santander con Abbey es reclamar la cuota de mercado que ha perdido el banco británico en los últimos años. Inciarte asegura que será el incremento de las ventas y no los costes lo que les permitirá crecer en ingresos. Y aunque analizaran la posibilidad de vender la división de seguros de Abbey, afirma que 'nuestra intención es quedarnos como estamos. No necesitamos ninguna financiación'.

Investigación a partir del 25% de cuota

Consumers Association del Reino Unido encabezó una campaña en contra de la opa que en 2001 lanzó Lloyds TSB sobre Abbey. La oferta de Lloyds TSB fue denegada en su día por la Competencia. La oposición de los consumidores a HBOS se basa sobre todo en las hipotecas, que daría a HBOS y Abbey una cuota de mercado del 34%. 'Con la subida de los tipos de interés la banca se va a fijar cada vez más en el ahorro,' dijo McAteer. 'Como resultado disminuirá la competencia hipotecaria'.

Rory Taylor, portavoz de la Comisión de Competencia, confirmó que el 25% es el tope de control para que las autoridades automáticamente lancen una investigación de una operación de fusión entre dos o más entidades. La investigación puede durar 24 semanas.