Banca

La morosidad encadena en junio su quinto mínimo histórico consecutivo y queda en el 0,7284%

La morosidad de los bancos, cajas de ahorros y cooperativas de crédito ha vuelto a mejorar en junio por quinto mes consecutivo y el valor de los préstamos de dudoso cobro se ha reducido desde el 0,7521% que suponía de la cartera crediticia total en mayo a un nuevo mínimo histórico en el 0,7284%, según datos del Banco de España.

La tasa no ha experimentado repunte alguno desde enero, pese a que bancos y cajas mantienen la fuerte concesión de préstamos, por su capacidad para reducir la cartera de dudosos y recuperar algunos considerados inicialmente de difícil cobro y por la propia expansión de la financiación.

A pesar de las reiteradas llamadas a la prudencia del Banco de España, las entidades elevaron un 16,60% su cartera crediticia y la situaron en 836.816 millones de euros, frente a los 717.661 millones registrados en igual periodo del año pasado.

La factura pendiente de pago de sus clientes ha aumentado así en 119.155 millones de euros, mientras que el saldo de dudosos -que podrán ser recuperados o convertirse en morosos- se ha reducido un 2,60%, desde 6.259 millones de euros en junio de 2003 hasta 6.096 millones.

Al descenso de la morosidad ha contribuido tanto la recuperación de créditos con los sistemas más sofisticados de gestión de riesgos adoptados por las entidades, como la menor declaración de fallidos con el abaratamiento registrado por los créditos en los últimos años al bajar los tipos de interés y subir las rentas familiares.

La banca es la principal responsable del descenso

Las entidades con la cartera crediticia de mayor calidad en términos de morosidad siguieron siendo las cajas y las peores las cooperativas de créditos, pero fue la banca la principal responsable de la reducción de la dudosidad en junio. No en vano, la tasa ha caído casi dos centésimas en la banca y se ha situado en el 0,7274%, frente al 0,7672% de mayo, después de que redujesen un 7,57% la partida de dudosos y aumentaron un 15,45% el crédito concedido.

Al cierre de junio, los clientes de los bancos tenían pendientes de amortizar 394.390 millones de euros a sus entidades, aunque éstas estimaban que 2.869 millones de esa partida podrían derivar en impagos. La morosidad de las cajas quedó en el 0,6750%, por debajo del 0,6819% del mes anterior y lejos del 0,7728% de junio del año pasado. La reducción de esta partida se ha producido después de que las cajas aumentasen un 17,79% el saldo crediticio, hasta 396.850 millones, y aunque los dudosos crecieran un 2,88%, hasta 2.604 millones. En el caso de las cooperativas, el saldo pendiente sobre el que tenían dudas de cobro era de 548 millones, frente a los 551 de un año antes, lo que implica un descenso del 0,54%. El crédito de estas entidades ha aumentado a su vez un 16,50%, hasta 45.576 millones.