æscaron;ltima

Las torres Petronas marcan un hito en el parqué

Desde su edificación en 1998, las torres Petronas encabezaron el selecto reino de los rascacielos durante un lustro. Ahora, perdido ya su estatus de mayor edificio del planeta, vuelven a hacer historia. Su propietaria, KLCC Property Holdings, división de la empresa estatal de petróleo Petroliam Nasional, acaba de ingresar 766 millones de ringgits (casi 168 millones de euros) en la mayor venta de acciones jamás realizada en Malaisia. La operación ha aprovechado el deseo existente entre los inversores de acceder al mercado inmobiliario del país.

La construcción de las Petronas fue producto de la pasión que los grandes edificios han despertado en Asia los últimos años. Levantadas sobre un antiguo hipódromo, con 452 metros de altura y una fachada exterior de acero inoxidable, las torres tuvieron que ceder su puesto de edificio más alto al centro financiero taiwanés Taipei 101, de 508 metros, en noviembre de 2003.

Los inversores malasios creen que el mayor crecimiento económico que registra el país en los últimos cuatro años aumentará las ventas y alquileres de propiedades y, con ello, beneficiará la cartera de inversiones inmobiliarias de KLCC, valorada en 1.641 millones de euros. En la actualidad, los 88 pisos de las torres Petronas cuentan con un nivel ocupacional del 87%, según el director de propiedades de la empresa dueña. La sociedad también posee el complejo de edificios circundante, entre los que se encuentran varias oficinas y el hotel Mandarín Oriental, de 592 habitaciones. El área de negocios fue un proyecto ideado por el ex primer ministro malasio, Mahathir Mohamad, en 1992.

Las solicitudes de instituciones superaron 3,2 veces la oferta disponible

'El crecimiento sostenible beneficiará a KLCC, ya que le dará más margen para pedir alquileres más altos'', dice Geoffrey Ng, que gestiona el equivalente a 306 millones de euros en el fondo Pacific Mutual, sociedad que tomó parte en la OPV. La demanda de acciones fue 3,2 veces mayor a la oferta entre los inversores institucionales. El 64% de estas solicitudes provino de empresas nacionales, según informa Commerce International. En el caso de los inversores particulares, las solicitudes superaron en 6,4 veces el número de participaciones disponibles. Los inversores individuales llegaron a comprar 93 millones de acciones.

Tras vender un 46% de su capital social ampliado, KLCC ha obtenido un valor de mercado de al menos 368 millones de euros, y se sitúa como la cuarta empresa de propiedades del mundo que cotiza en Malasia. Los ingresos deberían utilizarse para pagar adquisiciones anteriores y como capital circulante. Se espera que las acciones comiencen a cotizar en la principal pizarra de la Bolsa el 18 de agosto.