_
_
_
_
NYSE

EE UU sube el dinero al 1,25% y cierra su etapa ultraexpansiva

Wall Street celebró con un modesto avance la primera subida de tipos de interés en EE UU desde mayo de 2000. El mercado repuntó con fuerza justo después de que la Fed confirmara los pronósticos. Pero luego las ganancias se moderaron. El Dow ganó un 0,21%; el S&P 500, un 0,40%, y el Nasdaq, un 0,63%.

El presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, transmitió ayer el mensaje que Wall Street quería escuchar: los tipos suben del 1% al 1,25%, pero las futuras alzas se harán a un ritmo 'prudente'. El mercado reaccionó con una fuerte subida. Así, el Nasdaq pasó de estar en pérdidas a avanzar un 0,8%. Pero las ganancias se diluyeron según avanzó la sesión, en cuanto los inversores decidieron tomar beneficios. El Nasdaq mejoró un 0,63%; el S&P 500, un 0,40% y el Dow Jones, un 0,21%.

De hecho, los mercados ya habían reaccionado negativamente al descenso del índice de actividad manufacturera de Chicago, que sirve de indicio del ritmo de producción industrial del país. El indicador cayó en junio de 68 a 56,4 puntos. De esta forma, algunos de los valores más importantes del índice industrial Dow Jones sufrieron el castigo de los inversores. Fue el caso de McDonalds (-1,6%), Procter & Gamble (-0,65%) y Exxon Mobil (-0,25%).

Con su característica ambigüedad, la Fed advierte de que actuará si la inflación se dispara. Pero los expertos confían tanto en la economía como en la Bolsa estadounidense. 'Los tipos de interés aún están muy bajos en relación con el crecimiento del PIB y de la inflación', apunta Joseph Carson, de la gestora ACM. 'La historia dice que han de transcurrir varios años de incrementos en el pago de intereses de los hogares y las empresas antes de que la actividad económica se vea afectada', concluye Carson.

McDonalds, Procter & Gamble y Exxon Mobil, las empresas más castigadas en el índice industrial

'Esto es, en sí mismo, un éxito en el reciente cambio de la estrategia de la comunicación de la Fed', opinan los estrategas de Goldman Sachs Thomas Stolper y Fiona Lake. 'No hace mucho tiempo, la desaparición de la palabra por un periodo de tiempo considerable era un asunto central en el mercado', apunta el banco.

Concluye así un semestre difícil para Wall Street, marcado por la escalada del precio del petróleo, la inestabilidad política en Irak, la ofensiva terrorista y las permanentes expectativas de subida de tipos. El S&P 500 logra una revalorización del 2,59%; mientras que el Nasdaq ha mejorado un 2,22% y el Dow Jones ha perdido un 0,18%.

El recorrido de Wall Street en el primer semestre tiene poco que ver con el mismo periodo del año pasado, cuando comenzó la recuperación de las Bolsas después de tres años consecutivos de pérdidas. En aquella ocasión, el índice tecnológico acumuló una espectacular subida semestral del 21,5%. Más lejos quedaron el S&P 500 (+10,76%) y el índice industrial (+7,71%).

Los futuros dan un 2,2% a final de año

Los inversores del mercado de futuros de Chicago apuestan ya por una subida de tipos hasta cerca del 2,25% en diciembre. Chicago es considerado como el termómetro del sentimiento de la Bolsa respecto a la política monetaria de la Reserva Federal. La Fed volverá a reunirse en agosto y para esa fecha las apuestas del mercado de Chicago son de intereses al 1,495%, lo que otorga bastantes posibilidades a una nueva subida de un cuarto de punto. Hace sólo un mes, el mercado aún preveía tipos al 2% en diciembre.

El doble déficit presiona al dólar

La reacción tradicional del dólar a una subida del precio del dinero en EE UU es de fortalecimiento a corto plazo. Sin embargo, firmas como Barclays Bank y Deutsche Bank sitúan el tipo de cambio más cerca de 1,30 dólares por euro a medio plazo. Pese a que está creciendo por encima de su promedio histórico, EE UU ha sido incapaz de reducir el doble desequilibrio en las cuentas públicas y en la balanza por cuenta corriente. En esas circunstancias, la debilidad del dólar es el recurso más rápido para cubrir la brecha exterior.

Los bonos de EE UU salvan la sesión

La deuda pública estadounidense logró mantenerse ayer estable tras el desplome que el precio ha sufrido en las últimas semanas. De forma inversa, el tipo de interés ofrecido por la deuda a 10 años se ha disparado hasta llevar al mercado de bonos al peor trimestre desde 1980. La situación se ha moderado en las últimas jornadas y los tipos han pasado del 4,8% de mediados de mes hasta los niveles del 4,6% que registró ayer. Los analistas califican de 'sobrerreacción' las pérdidas sufridas por este mercado en las últimas semanas.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_