_
_
_
_
æscaron;ltima

Portugal, demasiado generosa construyendo estadios de fútbol

El estadio de Faro-Loulé, en el sur de Portugal, en cuya construcción se invirtieron 51 millones de euros para el actual torneo de fútbol de la Eurocopa, recibió el partido de cuartos de final entre Suecia y Holanda con un lleno de 30.000 espectadores. Después de julio el estadio podría quedar vacío en un 75%.

Apenas 1.000 personas que pagarán tan sólo cinco euros cada una acudirán a ver al Farense, el club local, al comienzo de su campaña en la tercera división, dijo Rui Roque, dirigente del club de seguidores del Farense. El estadio será compartido con el Louletano, un equipo de segunda división que atrae a unos 3.000 aficionados.

El estadio es uno de los 10 construidos o modernizados en Portugal, el país más pobre de Europa Occidental, para el torneo de tres semanas que ha costado 600 millones de euros a los contribuyentes. El estadio de Algarve será 'una carga importante' para los presupuestos de Faro y Loulé, mientras que los ayuntamientos de Aveiro, Coimbra, Guimarães y Leiria también deben enfrentarse a problemas financieros debido a los nuevos estadios, señalaba en un informe del mes pasado el Tribunal Auditor de Portugal.

'Miles de personas de los pueblos cercanos carecían de agua tratada y alcantarillado. Ahora, gracias al estadio, lo tienen', señala una portavoz de Loulé, en la región del Algarve

'Los estadios cambiaron Portugal de la noche a la mañana en términos de comodidades para los espectadores del fútbol, pero no se les sacará mucho provecho económico', dijo en una entrevista telefónica Ernie Walker, inspector de estadios de la UEFA, el organismo rector del fútbol europeo. 'Uno tiene que preguntarse: ¿se justifica el estadio de Algarve?'.

Los municipios piensan que los 31 partidos de la Eurocopa 2004, el evento más seguido del fútbol después de la Copa del Mundo de selecciones, promoverán el turismo. Unas 500.000 personas habrán asistido a los encuentros entre las 16 naciones que participan del torneo, hasta la final del domingo, aseguraron los organizadores.

La UEFA calcula que los visitantes gastarán 260 millones de euros, y la cobertura de los medios producirá publicidad por valor de 290 millones de euros para Portugal.

'Los estadios han promovido la región', dijo en una entrevista Rita Pina, portavoz del ayuntamiento de Loulé, al sur de Portugal, de 59.000 habitantes. 'Además miles de personas que viven en los pueblos cercanos carecían de agua tratada y alcantarillado. Ahora, gracias al estadio, lo tienen'.

El coste total del estadio y sus alrededores, incluidos los caminos y los ferrocarriles, fue de 66,5 millones de euros, dijo el Tribunal Auditor, un organismo estatal de supervisión que controla los gastos gubernamentales. El Estado asumirá 26,3 millones de euros. La región del Algarve, famosa por sus campos de golf, ya atrae unos cinco millones de turistas al año.

El fútbol de Portugal suele convocar un promedio de 8.000 espectadores para un partido de primera división, apenas un cuarto de los que asisten como media a un encuentro de la Liga en España o la Premier League inglesa.

Los arquitectos tomaron precauciones para el caso de que los estadios quedaran medio vacíos. Parte de los asientos en los estadios de Algarve y Leiria serán desmantelados antes de la próxima temporada, reduciendo su capacidad hasta en un tercio.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_