CincoSentidos

Sólo apto para socios

La historia de quien, como culminación a su próspera carrera labrada de la nada, quiso acceder 'al club' y amablemente se le dijo 'esto no es para usted' es un lugar común de las crónicas sociales. Como lo es la respuesta que en 1943 el duque de Alba, Jacobo Fitz James, dio a Franco ante la insistencia de éste para que su hija Carmen celebrara la puesta de largo con Cayetana: 'Díganle al general que todavía quedan clases'. Aún hoy, para ser socio de algunos de los clubes que marcan la diferencia, la clase es mejor aval que el dinero.

El Real Club de Puerta de Hierro es todo un clásico en España en eso de seleccionar a sus socios. Además de ser uno de los clubes de golf más antiguos (se inauguró en 1904) ha canalizado la vida social madrileña y en la actualidad no es que mantenga una estricta política de admisiones, sino que no admite a nuevos socios. En la lista de espera se puede estar años y el dinero nada puede.

Su homólogo en Barcelona podría ser el Real Club de Polo. Les une la lista de espera para entrar, pero les separa el talante más abierto del catalán frente al madrileño. Cuenta con 9.800 socios y, aunque su centenaria historia (nació en 1897) le ha hecho testigo de innumerables acontecimientos (para su desarrollo a comienzos de siglo tuvo un gran aliado en Alfonso XII), el haber sido sede de las pruebas de obstáculos y doma en la Olimpiada de Barcelona le proporcionó uno de sus momentos de esplendor. Ser presentado por dos socios es indispensable para acceder.

En unas semanas, el Club Náutico de Palma celebrará su tradicional fiesta anual. Se trata de todo un acontecimientos social que suele reunir a más de un millar de socios. Para quienes sólo conocen este club por las fotos veraniegas de la familia real puede ser fácil juzgar que se trata de un coto cerrado de la aristocracia. Nada más lejos de la realidad. Desde el náutico reconocen que 'durante los años 50 y 60 se vivió una edad dorada en la que el club canalizaba toda la vida social de Palma. Los socios utilizaban el club para sus celebraciones particulares y ahora hay más centros para realizar estos actos. La sociedad mallorquina se ha hecho más abierta y desde luego ahora, con unos 20.000 socios no puede decirse que seamos un club elitista'.

Para élite la del mejor club de golf de la Europa continental, el Club de Golf Valderrama en San Roque (Cádiz). Para hacerse una idea basta con ver que entre sus socios honorarios tan sólo dos no tienen el tratamiento de alteza, George Bush y la presidenta de la Real Federación Española de Golf, Emma Villacieros, quien es, al tiempo, el único socio honorario español.

Círculos de la vida social

Uno de los clubes que todavía en España conserva el sabor y también el prestigio de otros tiempos es el Círculo Ecuestre de Barcelona. Nació en 1856 de la mano de personas de la aristocracia y la burguesía catalana que querían ejercitarse en el arte del caballo. Con los años, esta afición dio paso a las fiestas y conferencias. En las reuniones de sus salones ocio y negocio iban a la par e hicieron del Círculo un referente para la sociedad catalana. En la actualidad cuenta con 1.700 socios y, entre sus atractivos, está la posibilidad de acceder a otros clubes de Londres, Nueva York o Sydney.

En Córdoba, otro Círculo, en este caso llamado de la Amistad, también acumula más de 150 años de historia. Según explica su gerente, Rafael Quintela Gómez, 'el clasicismo histórico se ha abandonado por completo y los socios, unos 1.800, son de lo más plural. Antes, en los salones, se oía hablar de agricultura, guerra y mujeres. Ahora se habla de la bolsa. Además, tampoco puede decirse que ahora sea un referente social'. Eso sí, su sede social sigue siendo tan hermosa como siempre.

quién es quién

Ser presentando por un mínimo de dos socios, esperar años en una lista de admisión y tener preparados varios miles de euros es indispensable para ser socio. También se puede acceder como invitado. En el caso de los golf, determinados días se accede pagando entrada.

Golf Valderrama Está situado en San Roque (Cádiz). Jaime Ortiz Patiño es su propietario y fundador. Se inauguró en 1985 y no difunde sus costes de admisión. Pero por 250 euros es posible jugar durante dos horas. El máximo handicap aceptado es 24 para hombres y 36 en mujeres. Teléfono: 956 796 430

Club Pineda Situado en Sevilla, nació en 1940 de la mano de un grupo de oficiales del ejército con afición por la hípica. Cuenta con casi 10.000 socios y la cuota de entrada de nuevos es de más de 34.000 euros. Teléfono: 954 611 400

Náutico de Palma La cuota de entrada es de 7.500 euros para los llamados socios de número. Esto no incluye los derechos de amarre. Teléfono: 971 726 848

Polo de Barcelona Nació como sociedad hípica en 1897. La cuota de entrada más alta es de 15.000 euros. Teléfono: 934 480 400