Cajas

El presidente de la CECA da por finalizada la expansión de las cajas

El presidente de la CECA, Juan Ramón Quintás, augura que con los nuevos cambios contables las cajas van a reordenar su cartera industrial; aunque las desinversiones se realizarán de forma 'ordenada'. Mantiene que las cajas han cumplido con su estrategia de 'conquista de mercado' y asegura que ha llegado el final de su expansión.

Las cajas de ahorros se enfrentan a nuevos tiempos que estarán caracterizados por una moderación en su crecimiento frente a la política expansiva de los últimos años. Así lo señaló Quintás, quién señaló además que ya se están produciendo cambios en las carteras de participación industrial de estas entidades como consecuencia de la nueva normativa contable que entrará en vigor en 2005.

'No veo a las cajas con la estrategia actual en los próximos años. Es el momento de asentarse y consolidar', señaló Quintás en las jornadas sobre el sector bancario organizadas por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) y celebradas ayer en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP). El cambio en la estrategia vendrá derivado de la necesidad de una política más 'defensiva' frente a los '26 años de expansión' y cuya prioridad vendrá determinada por la eficiencia y el control de riesgos frente al crecimiento.

Es por ello que Quintás puntualizó que se dará en los próximos años una reducción en la apertura de oficinas, un aspecto en el que los bancos 'ya están llegando a su punto óptimo'. No se trata de un reposicionamiento estratégico porque 'vayan mal las cosas', sino porque los planes de expansión ya se han cubierto.

Asegura que ahora se abre un periodo de consolidación por parte de las cajas

El cambio de estrategia se deriva también del entorno de bajos tipos, el reforzamiento de la inversión institucional y la mayor desintermediación que ha generado un estrechamiento del negocio, los márgenes y más exposición al riesgo. El cambio se desarrollará en un marco competitivo en el que regirán las nuevas normas de contabilidad (NIC) y el acuerdo de capital de Basilea II, que regulará las exigencias de recursos propios de la banca en función de su riesgo. Quintás señaló que fruto de las NIC, 'se van a producir cambios en la política de inversión industrial, algo que ya se está apreciando'.

Las desinversiones, sin embargo, se van a producir de forma 'ordenada' gracias a la flexibilidad del Banco de España en la aplicación de la normativa que impedirá consolidar en las cuentas de los grupos financieros aquellas empresas cuya participación sea inferior al 20%, frente al límite actual del 3% establecido en la contabilidad española, salvo si se constata una influencia decisiva en la gestión de la compañía, lo que tendrán que determinar el supervisor bancario. 'El Banco de España está mostrando un extraordinario apoyo para evitar que se produzca una oleada masiva de desinversiones en aquellas empresas en las que no se tiene un porcentaje tan alto, algo que podría traer verdaderos maremotos en los mercados'. En los últimos años las cajas han ido aumentando sus inversiones empresariales, ganando terreno a los bancos. Este cambio de tendencia ha provocado las críticas.

Quintás pidió a las cajas que no adopten los sistemas avanzados para el cálculo de los niveles de capital requeridos por el acuerdo de Basilea II excepto para aquellas áreas en las que se tienen negocios significativos, como los préstamos hipotecarios.

Claves de las nuevas normas internacionales

La AEB pide flexibilidad en las provisiones extra

Juan Basurto, asesor de la AEB, volvió ayer a pedir una mayor flexibilidad en las provisiones ancicíclicas (Foncei), a pesar de que el ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, apoya estas dotaciones extra. Basurto afirmó que con la entrada de las nuevas normas de contabilidad en 2005 algunas entidades temen que el foncei, que no existe en otros países, 'le afecte algo en su situación competitiva' ya que las agencias de calificación 'no aprecian suficientemente el esfuerzo' de la banca española y 'le afecta negativamente en la cotización' al bajar el dividendo.

La banca extranjera augura fusiones con Basilea II

La banca extranjera presente en España comparte la opinión del presidente del BBVA, Francisco González expresada el miércoles, al opinar que con las nuevas exigencias de capital derivadas del acuerdo de Basilea II se propiciarán más fusiones entre entidades. Así lo señaló Carlos Martínez de Campos, presidente de Barclays en España, o Ramiro Mato, responsable de BNP Paribas en España. La mayor preocupación de estas entidades se deriva de la heterogeneidad en la aplicación de los criterios de Basilea que tengan los diferentes reguladores nacionales.

ING Direct sólo es ya competencia en campaña

La actividad de la banca por Internet, y en concreto de ING Direct, fue ayer motivo de especial atención por parte del presidente de la CECA, quien detalló la evolución de los flujos de depósitos entre las cajas e ING, banco polémico por su operativa para no cobrar comisiones a sus clientes, 'solo es favorable durante los meses de la campaña de marketing en la que ofrece el 6% de interés', mientras que el resto del año los flujos son positivos hacia las cajas. ING España ha captado fondos hasta marzo de 8.400 millones de euros y posee 799.000 clientes.