Impuestos

Hacienda restringirá el acceso de empresarios al sistema de módulos

El Gobierno está estudiando limitar el número de pequeños empresarios que tendrá acceso al sistema de módulos en el IRPF, para acortar las bolsas de fraude en el sector. También potenciará la lucha contra el blanqueo de capitales

El Gobierno está preparando una profunda revisión del sistema de módulos (estimación objetiva) en el IRPF, con el ánimo de reducir el fraude en un sector que engloba a más de un millón de contribuyentes (más de un tercio de los autónomos).

Por el momento, la reforma está en mera fase de estudio, según avanzó ayer en el Senado el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ángel Fernández Ordóñez.

A pesar de que el sistema de tributación de módulos ha sido un instrumento muy útil para simplificar las obligaciones de los pequeños empresarios, Ordóñez recordó que ya lleva doce años de implantación, siendo necesarios varios retoques.

La reforma pasaría por 'un recorte en el ámbito de su aplicación, que debería quedar circunscrito exclusivamente a los empresarios más pequeños'. Además, indicó que se debería reforzar el control en la emisión de facturas entre empresarios, uno de los métodos más utilizados para defraudar al fisco.

Un tercer componente de la reforma pasa por la investigación de los empresarios que, en un momento dado, optan por la renuncia a los módulos (el sistema tiene carácter voluntario siempre que se cumpla con una serie de requisitos). La Agencia Tributaria tiene constancia de que estos contribuyentes declaran como norma un tercio de rendimientos menos, una vez que salen del sistema.

El último Gobierno del PP congeló el sistema de módulos (no subió los signos que se utilizan para calcular los rendimientos) para este año, al igual que lo hizo en 2003, tanto para el IRPF como para el régimen especial simplificado del IVA, lo que supone en la práctica una reducción real de la carga impositiva para este colectivo.

No obstante, endureció el acceso al régimen, en la línea de lo que plantea ahora Fernández Ordóñez, fijando un nuevo límite máximo por compras de bienes y servicios, de 300.000 euros anuales.

El nuevo plan de control tributario, que Hacienda presentará en otoño, se fundamenta en otros pilares. Uno de ellos será la lucha contra el blanqueo de capitales procedentes del tráfico de drogas. Ordóñez indicó ayer en la Comisión de Economía de la Cámara Alta que la Agencia Tributaria no ha dedicado la atención suficiente a unas actuaciones (tráfico de drogas) cuyo montante se acerca a los 7.500 millones de euros en los últimos años, según datos del Departamento de Aduanas.

Otras vías de actuación pasan por incrementar los controles sobre los operadores intracomunitarios, en de compraventas en las que no se soporta el IVA. De hecho, en los últimos meses la Agencia Tributaria ha descubierto grandes bolsas de fraude en la venta de coches de lujo importados desde países del centro de Europa. En general, se estima que las tramas organizadas en torno al IVA intracomunitario generan en España un fraude de más de 4.000 millones de euros, informa Europa Press. Otro punto que, según Ordóñez, se va a reforzar es la investigación en el sector inmobiliario, en especial las plusvalías generadas por la venta de inmuebles en planes de promoción urbanística.