CincoSentidos

Hombres de blanco y gris

Las altas temperaturas encuentran un perfecto aliado en los tonos claros y los tejidos ligeros. Para sobrellevar esa parte del verano en la que todavía hay que ir al despacho, lo mejor es dejarse llevar por la tendencia más marcada de esta temporada: el blanco, el siempre funcional gris y toda la gama de ocres. En cuanto a los tejidos, la lana fría consigue el acabado más impecable al tiempo que proporciona ligereza y frescura. Lino, algodón y seda, solos o mezclados, aportan un aspecto liviano y de comodidad sin perder el grado de formalidad que requiere un traje. En las chaquetas, predominan los tres botones y aunque para un aspecto impecable es mejor el traje, el verano es la época más adecuada para combinar americana y pantalón en contraste. Un clásico que no falla para una mañana de reuniones y una tarde más tranquila que se prologa hasta la noche es la chaqueta azul marino con pantalón blanco marfil.

Blanco y gris son los dos colores que predominan en todas las prendas de la colección de Toni Miró, que para esta temporada se ha inspirado en el México de comienzos del siglo pasado. La firma italiana Ermenegildo Zegna logra lo que ya parecía imposible, hacer un traje de corte clásico aún más ligero que su ya clásico high performance, se trata del high performance light, de 220 gramos de peso por metro. La prenda elimina el forro, sin embargo, mantiene intacta la caída sobre la línea del cuerpo. En su gama más informal, Zegna da rienda suelta a la tecnología más avanzada para crear una chaqueta plegable en micronylon resistente a las arrugas.

Una tendencia que, poco a poco, se va imponiendo es la sustitución de la camisa por el punto, ya sea camisetas o polos. Esta es, por ejemplo, una de las propuestas de Loewe, quien incluso arriesga y combina la camiseta blanca de algodón con traje azul marino en raya diplomática y, por supuesto, también está presente en sus trajes marfil de algodón. Salvatore Ferragamo, con una línea de verano con negros y rojos de protagonistas, tampoco se resiste a los grises y al blanco marfil en lino. Sin concesiones a lo estrafalario, logra una línea clásica de confort y elegancia.

A cada hora del día, su complemento

Salir del trabajo e ir directamente a una cena sin pasar por casa es el día a día de muchos ejecutivos y más en estas épocas en las que el ocio llama a todas las puertas. Cuando la cena es informal, muchos hombres deciden prescindir de la corbata que, hábilmente guardan en un bolsillo y así logran ese aire de guerrero de ciudad. Esconder ese compañero inseparable que es el maletín resulta más difícil que la corbata. Para solucionar este inconveniente Loewe propone bolsos para hombre. Combinados con un traje dan un perfecto aire casual sin perder un ápice de seriedad. Tanto de mano o para llevar en bandolera, se presentan en piel y en tonalidades que van del negro al blanco pasando por el tabaco. Para el fiel a la corbata, las de rayas son las más actuales aunque para lograr una imagen de verano total y más adecuada a momentos de ocio que de trabajo, Salvatore Ferragamo propone modelos en blanco y tonos claros. Cinturones y zapatos son el complemento esencial. El ante, que esta temporada ha salido de las colecciones de invierno para colarse hábilmente en el verano, está presente en unos y otros. En cuanto a los cinturones, conviene recordar que deben ser liviano para que su peso no venza las telas ligeras de lino. Cualquier complemento en tonos claros combinado con un traje oscuro elimina el aspecto cansado de fin de jornada y aporta frescura para sobrevivir a la noche.