CincoSentidos

Los españoles usan poco la bici a pesar de sus beneficios

Muchas veces se oye decir que nunca se olvida a montar en bicicleta. Los españoles tal vez no olviden la técnica pero la práctica de un deporte tan saludable no tiene demasiados adeptos entre la población: el 69% de los españoles admite no utilizar la bici, según una encuesta de Demoscopia.

Pocos saben que montar en bicicleta puede reducir en un 50% el riesgo de infarto y que incluso se utiliza como terapia para enfermos de cáncer y SIDA, según el informe Salud y Bicicleta del Centro de Salud de la Universidad Alemana del Deporte, en Colonia, para la empresa fabricante de sillines Selle Royal.

De hecho, el 57% de los 1.000 españoles encuestados por Demoscopia afirmó que utilizaría más la bicicleta si supiera sobre sus beneficios en la salud y el 80% declaró no ser consciente de estos aspectos positivos.

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en España, según el Instituto Nacional de Estadística, lo que representó el 34,5% de las defunciones en 2001.

Sólo diez minutos de pedaleo repercuten en las articulaciones; a partir de los 30 minutos aparecen las influencias positivas en la actividad cardiovascular y de los 50 minutos en adelante se estimula el metabolismo graso. El estudio de esta universidad alemana apunta al ciclismo como una de las actividades más completas que sirve también para prevenir dolores de espalda, proteger las articulaciones o mejorar el sistema circulatorio e inmune.

Los españoles que se consagran al pedaleo lo hacen, además, con poca frecuencia: el 48% de los encuestados coge la bicicleta al menos una vez al mes por diversión.

Alemanes y suecos, a pesar de la adversidad de su clima, triplican a los españoles en el uso de la bicicleta, con un porcentaje del 73% y 79%, respectivamente. Incluso en España, las regiones del norte son las que registran una mayor práctica de este deporte (44,3%), a diferencia de Madrid (25,5%) o Canarias (10,3%) que se cuentan entre las comunidades con menos usuarios.

El doctor Fobröse, encargado del estudio de la Universidad Alemana del Deporte, mantiene que aunque no se empiece a hacer ejercicio hasta una edad avanzada, los resultados son palpables. Entre ellos está la reducción del colesterol negativo, responsable de la calcificación de los vasos sanguíneos, o el fortalecimiento de la zona lumbar y la prevención de la hernia discal.

El ciclismo repercute también en el estado de ánimo, el sistema inmunológico e incluso puede ayudar, según el estudio, a dejar de fumar.