Medios de pago

La banca toma medidas contra el embargo del crédito de las tarjetas

Los grandes bancos y cajas están preocupados porque los jueces están decretando embargos del derecho de crédito de las tarjetas para que terceras empresas cobren deudas de morosos. Están evitando uno a uno cada embargo y se plantean iniciar un proceso jurídico paralelo para detener el goteo de resoluciones judiciales.

Sorpresa e indignación son las sensaciones que han producido en las entidades la oleada de resoluciones de jueces en primera instancia para embargar el crédito disponible en una tarjeta. Sorpresa porque se han dado al menos diez resoluciones en dos meses, entre marzo y mayo (seis que decretan embargo, dos que lo deniegan y otras dos que piden datos sobre las tarjetas del deudor). Y todas ellas instadas por el mismo despacho de abogados, Alza, especializado en asesoría jurídica a empresas. Indignación porque 'supone traspasar a las entidades la deuda que otras empresas no logran cobrar de un moroso', coinciden en el departamento jurídico de los cuatro grandes bancos y cajas consultados.

Las comunicaciones de jueces de diversas localidades (Madrid, Barcelona, Oviedo, Córdoba, entre otras) han ido llegando a las entidades con requerimiento de deudas por valor de unos 400.000 euros. Hay otros 30 expedientes en proceso, según Luis Ortego, socio director de Alza. 'Esperamos la respuesta de los bancos en breve', apunta.

El proceso es incipiente y aún no se ha ejecutado ningún embargo, según el despacho Alza y las entidades, pero éstas preparan medidas para responder de forma contundente.

Las entidades arguyen que es una posibilidad de crédito, no un bien ni un derecho, por lo que no es embargable

Sus argumentos son, según todas las entidades consultadas, que el crédito de las tarjetas no es embargable porque no es un bien, ni siquiera un derecho de crédito; sólo es una expectativa de tener un saldo y para tenerlo es el titular de la tarjeta el que tiene que disponer de él.

De momento, todas han tomado la misma decisión: puesto que no cabe recurso contra los embargos, rechazarlos uno a uno con diversas argumentaciones. 'Contestamos que ya no hay saldo porque se ha dispuesto del límite de crédito que había', explican en una caja. Ninguna entidad quiere dar una respuesta institucional.

No descartan, sin embargo, plantearlo ante la patronal de bancos, la AEB, para que se actúe de manera sectorial. La AEB ya está estudiando el problema, al igual que la sociedad de medios de pago de la mayoría de las cajas, Euro 6000, que ha encargado un informe jurídico.

El despacho ha requerido embargar saldos de tarjetas de once bancos y cajas, además de American Express o Diners Club y ha pedido datos de Servired, 4B y Euro 6000.

A su favor los bancos presentan como precedente la respuesta negativa de la Agencia Tributaria a un ayuntamiento que pretendió embargar un crédito.

Las empresas que están detrás

Hay varias interrogantes en un proceso que puede sentar precedente en cuanto al derecho de crédito en las tarjetas. Las entidades sospechan de las empresas que pueda haber detrás. El despacho de abogados señala que actúa por mandato de sociedades representativas de diversos sectores (textil, industria, seguros, entre otros). Pero rechaza que ellas hayan instado el embargo del crédito de las tarjetas. 'Ha partido del propio despacho tras sospechar que el deudor al que se reclama dinero lleva un ritmo de gasto apoyado en la tarjeta', afirma Alfonso Suengas, gerente del bufete.

Por otro lado, llama la atención que en cinco de las seis resoluciones aprobadas los abogados han pedido embargar tarjetas de las mismas once entidades. Son las principales (SCH, BBVA, La Caixa, Caja Madrid, Banco Popular, Sabadell, Bankinter, Zaragozano y Banesto), pero junto a éstas incluyen al Deutsche Bank y al Urquijo, que no están entre las primeras. El despacho lo justifica 'porque solicitamos datos de las grandes y de las que sospechamos que pueden tener contrato con el deudor', señala Luis Ortego, socio director del bufete.