Propuesta

Los expertos proponen penalizar a las empresas que más despiden

La regulación de las indemnizaciones por despido mediante un sistema similar al que rige para los seguros de automóviles es una de las propuestas que los expertos han elaborado para la Fundación Alternativas con el objetivo de reducir la temporalidad.

Los cuatro millones de asalariados sin contrato indefinido que hay en España colocan la tasa de temporalidad en el 30%, 10 puntos por encima de la de Portugal. Para combatir este problema, el catedrático de la Carlos III Juan Dolado y el profesor de la Universidad de Alcalá Juan Jimeno, proponen como posible alternativa el replanteamiento completo del sistema de protección de los trabajadores frente al riesgo del desempleo.

Con esta reforma, ensayada con éxito en Estados Unidos, las empresas contribuirían a una agencia encargada de administrar las prestaciones por desempleo. Las cotizaciones serían más elevadas para las empresas con mayor número de despidos en su historial y engrosarían un fondo de reserva. El sistema, explicaron ayer los autores del trabajo, sería similar al 'bonus malus' que rige para los seguros de automóviles y que ajustan la prima a la tasa de accidentalidad del asegurado.

De esta forma, en la agencia administradora concurrirían las contribuciones de las empresas al fondo y las prestaciones pagadas a los trabajadores despedidos. Con periodicidad anual, la agencia computaría el saldo neto de cada cuenta, exigiendo en su caso a la empresa que cubra en el ejercicio siguiente la proporción del posible saldo deudor.

Esta alternativa induciría a las empresas a disminuir su tasa de despidos, según mantienen los autores del trabajo. En el caso de empresas en quiebra, el Estado debería adquirir el status de acreedor preferencial, con el fin de recuperar las cotizaciones e indemnizaciones adeudadas.

Dolado y Jimeno consideran que en las indemnizaciones por despidos motivados en causas objetivas o económicas, se establecería una indemnización única, de entre 25 o 30 días de salario por año de antigüedad, eliminando la segmentación actual por tipo de contratos.

Los inconvenientes

Otros expertos de la Fundación Alternativas que también han trabajado en propuestas para el mercado laboral, como el catedrático Jesús Cruz Villalón, observan dos inconvenientes en el sistema del 'bonus malus' para regular el despido: el primero, que de no tener en cuenta a los trabajadores temporales, terminaría por incentivar su contratación. Dolado le responde: 'El nuevo modelo sólo se aplicaría con tasas de temporalidad muy inferiores a las actuales'.

Segunda desventaja: si se penaliza con mayores cotizaciones a las empresas en crisis, que son las que más despiden, se terminaría por hundirlas.

Un 'think tank' plural, al estilo anglosajón

Juan Manuel Eguiagaray ha relevado a Joaquín Almunia al frente del laboratorio de la Fundación Alternativas al ser designado éste último comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la UE. El patronato de la Fundación refleja una composición muy plural y su aspiración, dijo ayer Eguiagaray, es convertirla en un auténtico 'think tank' al estilo anglosajón, 'que sirva de contribución y de referencia al pensamiento progresista'.

La Fundación ha estrenado su nueva etapa con la elaboración de varios informes sobre la reforma de las prestaciones por desempleo, la regulación del trabajo de los autónomos y la eficacia del gasto en las políticas activas de empleo, asuntos todos ellos sometidos a la negociación pendiente entre el Gobierno, sindicatos y empresarios.