Fallos

Detenido el ex presidente de Mitsubishi acusado de negligencia

La Policía japonesa detuvo hoy al ex presidente de Mitsubishi Motors, Katsuhiko Kawasoe, acusado de negligencia profesional en relación con el accidente sufrido en 2002 por uno de los camiones de la marca debido a un problema en el embrague que el fabricante supuestamente conocía, y que se saldó con la muerte del conductor.

Según informa la agencia de noticias Kiodo citando fuentes policiales, también se han dictado órdenes de arresto contra cinco ex directivos de la compañía japonesa: el ex vicepresidente Fumikazu Yokogawa, el ex director Yuzo Murata, el ex vicepresidente de Mitsubishi Motors y ex presidente de Mitsubishi Fuso Truck Takashi Usami, el ex director del Departamento de Calidad Hirotoshi Suzuki, y su ex adjunto Tatsuro Nakagami.

De todos ellos, Usami ya ha sido inculpado en relación con otro accidente mortal provocado por fallos en los camiones de la marca, el que tuvo lugar en Yokohama en 2002 y que se saldó con la muerte de una mujer, golpeada por un neumático que salió despedido de un trailer, y que hirió además a sus dos hijos.

Fuentes de la investigación indicaron que ya en mayo de 1996 la empresa era consciente de los problemas en los embragues y de que podían provocar accidentes graves, y que incluso consideró la posibilidad de llamar a revisión los vehículos, sin finalmente llegar a hacerlo. La Policía cree que el accidente de Yamaguchi, por el que han producido las nuevas detenciones, podría haberse evitado con una revisión general de todos los camiones.

Sin embargo, en lugar de llamar a revisar todos los vehículos ya vendidos, la compañía japonesa optó por proceder a reparaciones "secretas" sólo en algunos de ellos. En julio de 2000, suspendió tales actividades tras saltar el escándalo por problemas en otras secciones de los vehículos, que la empresa supuestamente también ignoró. Las revisiones 'oficiales' comenzaron el mes pasado.

El pasado 6 de mayo la Policía japonesa ya detuvo a siete ex directivos de la compañía, acusados también por negligencia profesional en relación con la ocultación de defectos en vehículos de la marca, que se saldaron con más de treinta accidentes entre 1992 y 2002. Estas detenciones estaban relacionadas con el accidente de Yokohama: en febrero de 2002, la compañía informó al Ministerio de Transportes de que el siniestro se había debido a fallos de mantenimiento en el vehículo, a pesar de que sus expertos habían detectado defectos en los ejes de algunos de sus vehículos de mayor tamaño.