Sanción

Multa de casi un millón para un 'chiringuito'

El chiringuito financiero Assinfi Class, de Manresa, ha sido sancionado con 973.000 euros por prestar servicios de inversión sin estar autorizado. Dos agencias de valores, Eurodeal e Interborkers, han sido sancionadas con 550.000 y 103.000 euros, respectivamente.

La CNMV hizo publicas ayer en el Boletín Oficial del Estado tres multas por faltas muy graves, relacionadas todas ellas con los servicios de inversión pero de cuantías y motivos bien distintos. La sanción más dura ha sido para un chiringuito financiero de Manresa (Barcelona) llamado Assinfi Class y sus responsables. La entidad ha sido multada con 613.352 euros por prestar servicios de inversión sin estar autorizada para ello. Sus administradores, Francisco Pons Soler y Carles Fernández Martínez, deberán abonar cada uno 180.304 euros por el mismo motivo. Un total de 973.960 euros que, sin embargo, no es una de las mayores multas impuestas a una sociedad de este tipo. Transworld Financial Services recibió en 1999 una sanción de 118 millones.

Las faltas muy graves supuestamente cometidas por Eurodeal, agencia de valores con sede en Madrid, son de carácter contable. Se trata de tres sanciones diferentes; la primera de ellas por la no contabilización de ingresos correspondientes a operaciones de clientes. Paralelamente, ha sido sancionada por disponer de 'cuentas ómnibus' de clientes sin cumplir los requisitos. Este tipo de cuentas, en las que se agrupa el dinero de varios inversores, están prohibidas y sólo se permite su uso para situaciones transitorias y muy cortos periodos de tiempo. Finalmente, se sanciona a la agencia por exceder los límites de financiación. Las multas a la agencia suman 372.000 euros, y las impuestas a los consejeros, otros 178.000.

Eurodeal, no obstante, sostiene que estas conductas no produjeron perjuicio económico ni material a clientes o valores. Están recurridas ante la Audiencia Nacional y, según la documentación proporcionada por Eurodeal, la sala sexta de lo contencioso administrativo ha suspendido tanto las sanciones como la publicidad de las sanciones. En este sentido, la agencia de valores afirma que la publicación en el BOE es 'ilícita' y se reserva 'todas las acciones legales procedentes contra tan grave actuación'.

La tercera multa se ha impuesto a Interbrokers por realizar actividades para las que no está facultada una agencia de valores. Estas actividades consistían, según la agencia, en la concesión de préstamos a inversores para que realizasen operaciones con valores. 'Fue hace dos o tres años cuando había OPV y algunas cuentas de clientes que pidieron acudir a las operaciones se quedaron en números rojos', explica Antonio Torroella, presidente de Interbrokers. La firma ha recurrido la multa, que asciende a 61.900 euros más otros 30.000 a Torroella y 6.000 a dos consejeros.