Sanción

La CNMV multa a Aguas de Valencia y a dos ex directivos por falsear las cuentas

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha impuesto una multa de 150.000 euros a Aguas de Valencia y de 50.000 euros cada uno al ex consejero delegado, Aurelio Hernández, y al ex director general, Francisco Pontes, por presentar datos financieros falsos durante el ejercicio de 2002.

Se cierra así el expediente abierto por el organismo regulador tras haberse cumplido el plazo de alegaciones y mantenerse la propuesta inicial de la CNMV de imponer dichas sanciones por lo que considera una infracción 'muy grave' por remitir 'datos inexactos, no veraces y con información engañosa'.

Los hechos se remontan a primeros del ejercicio 2003, cuando Aguas de Valencia comunicó a la CNMV que iba a modificar los resultados correspondientes al año anterior. Se abrió así un capítulo en la historia de la compañía que desembocó en el despido de Hernández y Pontes, acusados de falsear el beneficio.

El cruce de acusaciones sobre irregularidades y sueldos desproporcionados estuvo a punto de llegar al juzgado. Un acuerdo económico entre las partes evitó esta situación.

Aguas de Valencia tuvo que reformular las cuentas, en concreto las de los tres primeros trimestres de 2002, reconociendo que los beneficios ordinarios habían sido sobrevalorados un 21,9% y los netos consolidados un 3,19%, dado que incluían unos extraordinarios de 25,9 millones de euros.

De todas estas irregularidades se acusó en su momento a Hernández y Pontes. El por entonces consejero delegado admitió en un consejo de la sociedad que el resto de los consejeros, que representan al grupo francés Bouygues, Banco de Valencia, grupo Boluda, Lubasa y Facsa, desconocían las diferencias contables, lo que evitó que la multa de la CNMV que ayer se hizo efectiva afectara a más personas.

En la actualidad Aguas de Valencia atraviesa una etapa de relativa calma, aunque todos los socios coinciden en que en cualquier momento pueden volver a desatarse las luchas internas por el control de la sociedad, sustentado ahora por un pacto de accionistas.