Hipotecas

La Caixa permitirá cambiar de tipo variable a fijo

La Caixa, primera caja del país, ha entrado en la batalla por las hipotecas con una nueva oferta que permite pasar de un tipo variable a otro fijo cada tres años. Pese a las advertencias de moderación del Banco de España a la banca en general, la caja prevé mantener el crecimiento del 25% este año, alza que no ve excesiva en comparación con otros competidores.

Las hipotecas siguen en alzas máximas y las ofertas que están lanzando las grandes entidades no parecen contribuir a la ralentización que el mercado auguraba desde el año pasado. La Caixa se unió ayer a esta ola de lanzamientos que se han intensificado desde enero.

La caja que preside Ricardo Fornesa ofrece una hipoteca que se inicia con un tipo variable y permite cambiar a otro fijo cada tres años. El próximo mes será posible contratar el préstamos iniciándolo con el tipo fijo, según explicó ayer José Ramón Monserrat Miró, director del área de créditos de la entidad. El tipo fijo se establecerá según la deuda pública a tres años.

La oferta se une a las posibilidades que la entidad ya comercializaba con la llamada Hipoteca Abierta: flexibilidad en las cuotas mensuales, un periodo de carencia de hasta dos años en el que sólo se amortizan intereses y la opción de reutilizar el capital amortizado para financiar otros bienes.

Los grandes bancos y cajas han intensificado las campañas este año

No es la primera hipoteca que da posibilidades de cambio, ya que el BBVA comercializa una similar, aunque no con otras opciones de la Hipoteca Abierta.

Con esta nueva oferta -que La Caixa enmarca dentro de la estrategia de campañas anuales en el negocio-, la entidad espera mantener el ritmo de crecimiento de las hipotecas y cerrar el año con un alza del 25%, como el año pasado. Tiene una cartera de 59.000 millones.

Las expectativas de moderación en los préstamos para vivienda este año se alejan cada vez más. En marzo crecieron un 24,7%, el máximo desde 1990. Pese al mensaje de ralentizar estos créditos desde el Banco de España, los grandes bancos y cajas han reforzado las campañas este año. Especialmente, el BBVA que abrió fuego en junio del año pasado con los préstamos con tipo fijo -con la consiguiente reacción de sus rivales-, y que en enero reavivó la batalla con otra oferta para aplazar hasta el 20% del pago al vencimiento.

A esta iniciativa respondió el SCH modificando la hipoteca Superoportunidad con un tramo inicial con tipo fijo que ya lanzó meses antes.

Esta misma semana Caja Madrid sorprendía con una iniciativa que no competía por precio sino por calidad del servicio al comprometerse a responder en 24 horas (algo que ya hace) a las solicitudes de hipotecas so pena de indemnizar con 300 euros diarios al cliente. El Popular ha sido quizá el menos activo en iniciativas comerciales, aunque mantiene un fuerte crecimiento en préstamos pese a haberlos atemperado.

Mientras, las perspectivas de las entidades apuntan a que el negocio aún tiene recorrido. 'Queda mercado; 2004 y 2005 serán aún años buenos', señala Monserrat Miró. Ve compatible el crecimiento -que no cree excesivo en comparación con otros rivales- con el mensaje del Banco de España, porque 'hacemos caso y ya somos prudentes'.

La decisión que tomará el Gobierno sobre las deducciones fiscales de la vivienda planea ahora sobre las previsiones iniciales del sector.